Take a fresh look at your lifestyle.

Las luces y las sombras de PlayStation Classic

Hoy mismo llega a las tiendas PlayStation Classic y no me es fácil hablar sobre ella. Para que me entendáis tengo un continuo tira y afloja entre la nostalgia y el sentido común. PlayStation 1 es la consola de mi infancia (o una de ellas) y estaba ansioso por ver como Sony se sumaba al carro de las mini consolas; el problema han sido las formas y el resultado final. En esta artículo quiero contaros los que son, en mi opinión, las luces y las sombras de esta consola. Lo bueno y lo malo. Lo que está bien y lo que podrían mejorar. Lo que han incluido y lo que deberían haber incluido. Las luces y las sombras de esta nueva PlayStation Classic.

PlayStation 1

Estaba cantando que cuando Nintendo dio el primer paso sacando sus miniconsolas las demás querrían parte del pastel de la nostalgia. Un punto fuerte y muy a favor de Sony es el producto en sí. PlayStation fue una consola increíble que marcó un antes y un después y le dio bastante pelea a una grande como era Nintendo. Sacar ahora esta revisión, en momentos donde la nostalgia está a flor de piel, es una buena jugada para Sony que ha decidido dar un paso hacia adelante. En sus manos tienen la fórmula perfecta para hacer que sea un éxito aunque, como veremos en el apartado de las sombras, está avocada a estrellarse contra la pared cual Spyro desbocado.

Darle al Power y jugar

Una cosa que ejecutan muy bien este tipo de consolas es el “darle un botón y jugar”. Sí, se puede jugar a PlayStation con otros métodos: emulador, consola antigua con CD, etc. pero hay muchos usuarios que no están dispuestos a hacer todo el proceso que conlleva o no tienen el equipo correcto (recordemos que PlayStation necesitaba un euroconector o similar para funcionar). Es por ello que este tipo de máquinas que directamente ya traen HDMI y facilitan el poder empezar a jugar es algo que mucha gente agradece.

La conversión a MiniConsola

Por lo que hemos podido ver en los distintos unboxings y en las distintas ferias donde PlayStation Classic ha sido mostrada (que no expuesta para poder probarla) hemos podido ver que es una réplica perfecta a escala de como recordábamos la consola gris de Sony. Los mandos son el tamaño exacto y, los detalles que traía consigo la original, siguen intactos; ¡hasta tiene la tapa del puerto I/O!. Esto hace que, por simple y puro coleccionismo, le hagamos ojitos ya que nos lleva a esos momentos donde, al meter el CD y darle al Power, sonaba esa sintonía que tanto recordamos.

Y hasta aquí lo que puedo destacar de esta consola. De verdad, creedme, lo he intentado. He intentado buscar cosas buenas, cosas por las cuales os diría: ¡compradla, estáis tardando!. Pero es que todas las luces que encuentro se convierten, rápidamente en sombras. Así que, sin más… vamos con las sombras.

Esta no es mi nostalgia

Desde que se anunció la consola algo que a todos nos escamó fue la nula información respecto a los juegos. Sí, llegaban juegos de la talla de Tekken 3, Final Fantasy 7 y Ridge Racer y con eso podíamos esperar que la lista siguiese por un camino medianamente aceptable. Hasta que se reveló la lista al completo. ¿Es mala? No. ¿Han elegido los mejores representantes de esta consola? Rotundamente no. En la lista podemos ver títulos que tenían que estar si o si como Metal Gear Solid, Rayman, Resident Evil o Syphon Filter pero… ¿y los que no están?

Entiendo que en una lista de estas características tiene que haber de todos los géneros y hay que tener en cuenta que, grandes desarrolladoras, no van a ceder los derechos para esto, bien porque tienen un remake entre manos o bien porque no les interesa. Siguiendo esta pauta podemos sacar de la ecuación sagas míticos como son Crash Bandicoot, Spyro o incluso Medievil que tiene su propio remake en camino. Pero… ¿Dónde está Tombi?. ¿Dónde está Ape Escape? ¿Dónde está Gran Turismo?. ¿Dónde está Dino Crisis?. ¿Y Driver, Medal of Honor, Tomb Raider, Parasite Eve, Silent Hill, Tenchu, Theme Park World o Castlevania? ¿Por qué meter Mr. Driller en vez de Alundra? ¿Por qué Jumping Flash! y no Spiderman o Tony Hawk?.

Mirando el listado y, salvando la mitad de los títulos (siendo generosos), me encuentro con que me están vendiendo la nostalgia de otro. Ya no sólo porque todos los juegos incluidos vienen en su versión NTSC si no porque ni siquiera se han molestado en añadir diferentes versiones para poder traer doblajes o traducciones en diferentes regiones. Además de que, a lo mejor, en Japón o EEUU los que antaño eran chiquillos jugaron a buena parte de esos juegos pero, al no poder meter más variedad o títulos concretos, se queda un lista coja que no llama salvo por los grandes títulos. Sony debería haber metido 20 grandes títulos; debería haber sabido coger 20 grandes juegos que marcaron época y condensarlos en la consola. Sin embargo tenemos una lista que parece hecha a boleo y con el filtro de “lo que nos han dejado meter” y eso me lleva a la siguiente sombra.

PlayStation Classic lleva poco mimo… y se nota

Cuando algo se hace sin mimo y sin cariño, simplemente porque es lo que pide el mercado y quieren sacar dinero, ocurre lo que le ha pasado a PlayStation Classic. Lo poco que se ha ido sabiendo denotaba que no iba a estar tan cuidada como la miniconsola de la competencia. Primero por el mando, que no costaba nada sacar la versión DualShock para ampliar posibilidades en el catálogo, segundo por la lista de juegos, de la que ya hemos hablado antes y por último por la decisión de incluir los juegos en formato NTSC. Pero, amigos míos, esto no iba a ser todo. Varios insiders que pudieron tener la consola antes de tiempo confirmaban lo que muchos temíamos: PlayStation Classic llevaba un hardware bastante reducido al que le costaba emular según que juegos y un emulador de código abierto (ePSXe) que no utilizaba de forma optimizada los recursos.

Esto unido a que el menú de selección de juegos, junto a lo escaso de las prestaciones de la miniconsola (un archivos de guardado por juego, por ejemplo) hacen que de la sensación de producto sin alma. También hay que decir que, en su momento, Sony tuvo su litigio contra este emulador; ironías de la vida.

Desde que se ha ido sabiendo esta información no dejo de pensar que, todo esto, es un movimiento de Sony para después poder crear una tienda donde comprar más juegos, que el DualShock llegará por separado o que llegará una revisión de la misma (todo para sacar más parné). Pero me tengo que resignar con que esto es lo que hay y que no es un producto destinado a la nostalgia si no al coleccionismo puro y duro. Una pena que haya tenido que ser así y más pena me dio cancelar la reserva a medida que se iba sabiendo más información. Esperemos que, de cara a una supuesta PlayStation 2, Sony aprenda y venga mucho mejor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

X