Take a fresh look at your lifestyle.

Análisis | Firewall: Zero Hour

La realidad virtual está dando pasos de gigante para traer diferentes experiencias a los jugadores. Dentro de este campo se están explorando muchas vertientes: desde experiencias con montañas rusas hasta juegos en los que tengamos que interaccionar con elementos. Uno de los que más se esperaba y que más le pega a la realidad virtual es sin duda el género de disparos en primera persona y aquí es donde quiere entrar Firewall: Zero Hour. Un juego que nos presenta un formato conocido (equipos de 4 con clases y un objetivo común dependiendo del bando) llevado a la realidad virtual con acierto.

Disparos en equipo

Firewall: Zero Hour nos plantea un esquema de juego muy sencillo y familiar para aquellos que hemos jugado a juegos online de disparos en primera persona. No nos vamos a engañar el juego toma la propuesta de Counter Strike, le da un lavado de cara y lo adapta a la realidad virtual. Así es como nos encontramos ante un juego de 4 contra 4 donde nuestro bando determina el objetivo a conseguir. El lavado de cara al que me refería viene dado por la inclusión de las clases dentro del juego, factor diferenciador que le hace tener algo más de profundidad a la hora de elegir nuestra composición, ya que cada uno tiene una habilidad especial que le diferencia y le confiere una ventaja.

Donde intenta marcar la diferencia este juego es en el gameplay donde han sabido coger todos los avances que se han hecho en realidad virtual (giros de 45º, marcos negros para evitar mareos, mecánicas para lanzar granadas, etc.) y envolverlos en un juego cooperativo. Disparar es mucho más real y preciso e incluso han añadido físicas para que las armas choquen contra las paredes y sea casi imposible (algún tramposo siempre hay) meter el arma por una pared.

Como Mr.Robot pero con tiros

El juego no viene con una abanico muy amplio en cuanto a modos de juegos se refiere. Tendremos el típico modo para practicar el cual nos pondrá en el bando de ataque contra infinitos enemigos de la IA hasta que se acabe el tiempo. Podríamos decir que es una especie de modo supervivencia para practicar y poco más. Después podremos jugar con amigos y por último el modo online.

Sobre la parte online de este juego decir que, encontrar una partida, es bastante tedioso. Primero porque, aún jugándolo el primer día de lanzamiento, el juego no era capaz de encontrar 8 personas para una partida y, cuando las encontraban, habían pasado ya 10 minutos largos. Y segundo porque el sistema de matchmaking a veces falla y tira a la gente del lobby por lo que, cada vez que se reúnen 8 personas, rezas para que no ocurra nada. Esto unido a que, por el tipo de modo de juego del que ahora hablaremos, las partidas en ocasiones no duren ni dos minutos hace frustrante el jugar varias partidas seguidas.

El modo de juego es siempre el mismo cambiando entre los 9 mapas con los que cuenta Firewall: Zero Hour. En todos ellos tendremos la misma misión. Si nos toca atacar tendremos que hackear un firewall para obtener la ubicación del portátil del que hay que extraer una información y si nos toca defender tendremos que evitar que consigan dicha información. Este modo se hace entretenido las primeras veces pero, al final, se hace muy repetitivo. La simpleza del modo también hace que haya partidas que no duren más de un minuto volviendo al tedio del lobby y teniendo que esperar más de un minuto para, probablemente,  volver a jugar una partida corta. 

Esto se podría haber resuelto con varios mapas encadenados o jugando partidas en el que gane al mejor de 3 o de 5. Ahorraría esperas, alargaría las partidas y se disfrutaría más cada mapa que jugamos. 

Modernizate o muere

Como ya he comentado anteriormente cada clase cuenta con una habilidad especial dentro del campo de batalla. Desde resistencia contra las granadas hasta poder detectar a nuestro enemigo a mayor alcance. Estas habilidades al igual que las armas con las que contamos se pueden ir desbloqueando a medida que subimos de nivel. Algo parecido a lo que ocurre en juegos como Call of Duty donde contamos con un arsenal predefinido con armas bloqueadas y a medida que subimos podemos personalizarlo.

Conclusión

Firewall Zero Hour es una muy buen propuesta dentro de la realidad virtual. Da lo que se espera de este medio: poder jugar contra otros jugadores online en un entorno totalmente inmersivo. Las mecánicas están bien ajustadas y jugar es una gozada, de verdad, el juego está muy bien logrado.

En este aspecto coge una pizca de todos los avances que se han producido en la realidad virtual con juegos como Farpoint o The Persistence y los mezcla bien. El problema de este juego son las decisiones en cuanto a modos de juego, matchmaking y, en parte, la personalización. Tener que esperar en algunas ocasiones casi 10 minutos para poder jugar una partida de 1 minuto hace que al final desistamos o juguemos con menos ganas. ¿Qué esto es culpa de los desarrolladores? No, si hubiese más comunidad no tardaría nada en encontrar partida pero, puesto que esto era previsible (la comunidad de realidad virtual en PlayStation 4 es reducida) podrían haber alargado las partidas para poder rentabilizar la espera.

6.9
  • Jugabilidad 7
  • Gráficos 6.5
  • Sonido 6
  • Diversión 8

Leave A Reply

Your email address will not be published.

X