Connect with us

Análisis

Atelier Ryza: Ever Darkness & the Secret Hideout

Atelier siempre ha sido una saga desconocida aquí en occidente. Sí que tiene sus fans, pero no se puede comparar su audiencia con, por ejemplo, la saga Tales of. Es por eso que GUST, creadores de la saga Atelier han querido hacerse oír con esta pequeña joya llamada Atelier Ryza, y la cosa no les ha salido para nada mal.


Mamá, quiero ser alquimista

Como todo juego de la saga Atelier consta de un sistema de alquimia que nos permite ir subiendo de nivel a medida que realizamos una serie de recetas. En juegos anteriores de la saga, los de corte más clásico, tenían un sistema de alquimia básico y que no daba pie a querer mejorar, era simplemente coger objetos, unirlos y listo, ya teníamos un nuevo elemento. En esta entrega, los desarrolladores han dicho, mejoremos el sistema de alquimia y hagámoslo complejo, pero sin perder ese toque simple. Y os preguntaréis ¿cómo se puede juntar complejidad y simpleza?

La respuesta la tiene Atelier Ryza, tiene un sistema complejo en el cual no solo debemos reunir los elementos de la receta, sino que si queremos podemos añadir a la mezcla elementos extra para poder mejorar el objeto resultante, todo a nuestro antojo, como jugador no hay nada que te diga pon este objeto u otro; sino que se nos muestra una especie de mapa en el cual tenemos que ir eligiendo caminos (añadiendo objetos afines) hasta completar la fórmula deseada. A esta complejidad se le añaden una serie de atajos para hacerla simple, dejando en manos del jugador la complejidad de la alquimia: ¿qué quieres hacer algo muy potente y perfecto? Rebánate los sesos para combinar los objetos ideales. ¿Qué quieres hacer solo copias de un objeto simple? Utiliza la opción rápida para que se cree automáticamente con la calidad deseada.

Como jugador que ha probado ya varios juegos de la saga, este punto es muy atractivo, dado que el grado de dificultad, al menos de este elemento del juego, depende de uno mismo. En Atelier Ryza, el ser alquimista no es un trabajo, es algo más. Ryza es una chica que busca un destino en la vida, algo que la haga sentir viva, y después de dar muchos tumbos acaba encontrándose con la alquimia, algo que permite crear objetos para hacer feliz a la gente.

Gracias a estas aspiraciones y no imposiciones como en otros juegos (esta es tu tienda, te toca ser alquimista toda tu vida), se siente más orgánica la unión entre el concepto principal del juego, la alquimia, y las aventuras y vivencias del personaje principal; hay momentos en la historia que el personaje transmite su pasión por la alquimia y dan mucho más sentido al elemento característico de la saga, que es la alquimia.

Atelier Ryza ofrece una historia que va de menos a más, nada de picos como en otros representantes del género, cosa que puede agradar o disgustar a muchos, debido a que como fan de los RPG me gusta que haya sorpresas o que incluso haya algo que me vuelva loco al principio del juego, ya sea por una trama compleja o un giro de guion que me haga quedarme pegado a la pantalla hasta completarlo. En esta entrega de la saga Atelier nos encontramos con una historia sin muchas pretensiones ni una alta complejidad, pero bajo mi punto de vista no lo necesita, el mundo se ve rico en detalles y da gusto continuar avanzando en la historia, pero no por querer saber más de la misma o realizar algún descubrimiento sorprendente, sino por saber más de las aventuras de Ryza, sin más.


El mundo de Atelier Ryza, rico en detalles

Bajo mi punto de vista, toda la saga se caracteriza por tener unos personajes ricos en detalles, aquí no hay el típico grupo de poderosos guerreros que quieren derrotar al mal que asola el mundo, sino personajes con un rico trasfondo que tienen aspiraciones y necesidades que les llevan a querer avanzar en la vida, a hacerse más poderosos o simplemente ser la mejor alquimista conocida. Algo que me ha sorprendido, es que bajo ese aspecto gráfico bonito y alegre, se escondan temas como por ejemplo el alcoholismo o el bullying; más allá de ser divertido, enseña problemas que pueden afectar a todo el mundo, haciendo que te mimetices con el mundo y como jugador lo sientas como el tuyo propio.

En Atelier Ryza nos encontramos con tres tipos de misiones, la historia principal, misiones secundarias y las peticiones. Como en todo RPG que se precie, en este título se nos ofrece la posibilidad de realizar misiones que no tienen conexión directa con la historia principal, pero que nos ayudar a conseguir, desde recetas nuevas (uno de los puntos importante para realizar secundarias) a expandir el lore del juego.

Las misiones secundarias del juego podrían calificarse como una mezcla entre las típicas misiones de ir a buscar X y entregarlo; y las misiones que profundizan en los personajes secundarios. Por lo tanto, sobre este punto no tengo una opinión clara, al final he ido realizando las misiones secundarias por ampliar un poco el tiempo de juego, pero no me han aportado nada significativo a lo largo de la aventura, como por ejemplo las secundarias de otros RPG que parecen parte de la historia principal o incluso con tramas entrelazadas.

Por contrapartida, las peticiones me han parecido una alternativa más que válida al desarrollo de nuestros compañeros. En Atelier Ryza, a medida que realizamos diversas acciones con nuestro grupo de aventureros, por ejemplo, fabricar un objeto nuevo o llegar a una nueva zona, nuestros amigos nos pedirán cosas. Estas peticiones, más allá de ser misiones secundarias, nos recompensan con nuevas habilidades para los protagonistas del título.

Es una forma diferente de desarrollar a nuestro equipo, más allá de tener que subir de nivel o conseguir puntos de habilidades. Es una forma perfecta de combinar tareas secundarias a realizar dentro del progreso del juego, con la mejora de nuestro equipo. Para entender este sistema mejor, os propongo un ejemplo: Lent, el guerrero del equipo, combate por primera vez con un Puni, entonces nos hace una petición de matar a 10 Punis para probar una nueva técnica. Una vez completamos la petición, Lent obtiene un ataque nuevo que es ideal para derrotar Punis.


El sentido de seguir órdenes

El combate en Atelier Ryza revela una apuesta novedosa en la saga, más avanzada que en títulos anteriores, pero que puede no acabar de convencer a todos. Nos encontramos con batallas por turnos, pero en tiempo real, por lo tanto, la batalla no se detiene para que decidamos que acción va a hacer nuestro personaje sino que hay un contador y tanto los enemigos como nuestro equipo van realizando acciones sin parar, cuando es su turno. He de reconocer que al principio es algo caótico pero una vez te adaptas a este semi-sistema de combate por turnos es mucho más dinámico y divertido que los sistemas de combates por turnos a los que estamos acostumbrados en el género.

Para poder dominar al completo el sistema de combate que propone el título, es necesario hacer caso de las órdenes, consejos que nos gritan nuestros compañeros de batalla (al final el jugador solo controla al 100% a uno) y si les hacemos caso, podemos desatar un poderoso ataque especial. Este punto, ya comentado en mi anterior artículo de Primeras Impresiones del título, me ha llevado loco durante todo el progreso del juego. Al inicio del juego chocaba completamente con mi concepción de sacar el máximo potencial de mi equipo, porque claro, si solo hago lo que la IA me dice, ¿realmente estoy jugando? ¿Puedo tomar decisiones en los combates? ¿O siguiendo una guía?

Aproximadamente sobre la mitad del juego, comprendí el objetivo de este sistema y todo tuvo sentido:

En Atelier Ryza tanto el personaje que controlamos en cada batalla (podemos ir cambiando) como los compañeros que nos acompañan somos un equipo, aquí no hay líderes, solo un grupo de aventureros que tienen aventuras. Por lo tanto, es normal que mis compañeros (controlado por la IA) me den consejos de cómo afrontar el combate, pero realmente no sean la solución más fácil para derrotar a los enemigos. Todos somos un equipo y nos debemos apoyar, a veces de mejor forma y a veces, seguir los consejos de los compañeros al pie de la letra puede abocar al fracaso la batalla.


Atelier Ryza: Ever Darkness & the Secret Hideout

No puedo más que recomendar esta aventura a todos, tanto para gente que conozca la saga como para la que no; quizá expresamente a este último grupo dado que descubrirán un mundo, algo diferente con un estilo propio que os sorprenderá.

Es de agradecer, que Atelier Ryza, en este caso concreto, se aleje de los tópicos y tenga una identidad propia dentro del género; le auguro un gran futuro a la franquicia y estoy deseando ver el siguiente paso. GUST está apostando cada vez más ella y yo estaré ahí para apoyarlos en sus siguientes proyectos.

Newsletter Signup

Escrito por

Pincha para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 alternativas a Dragon Ball Z: Kakarot

Artículos

Aggelos | Análisis

Análisis

Death Stranding, para bien o para mal, lo ha cambiado todo

Artículos

Medievil | Análisis

Análisis

Connect
Newsletter Signup