Connect with us

Análisis

Blacksad: Under the skin, del cómic al videojuego

No os puedo negar que desde que conocí este proyecto estaba como loco ya que la cosa va de primeras veces; me explico. Por un lado un chaval de 9 años aficionado a las aventuras gráficas instalaba en su ordenador el que sería su primer juego de Pendulo Studios: Hollywood Monsters. Y por el otro, practicamente descubrí las novelas gráficas con Blacksad ya que fue una de las primeras obras que tuve entre mis manos, por lo que podéis imaginar el cariño que le guardo a esta novela gráfica creada por Canales y Guarnido.

Dos “primeras veces” que se dan la mano y se fusionan para llegar en forma de videojuego. Parece la obra hecha a medida para mi disfrute personal. Es por ello que tengo sentimientos encontrados que han tardado bastante en dejar de pelearse y llegar a una conclusión: para mí Blacksad: Under the skin se ha quedado en el juego de los “¿y si?”. Intentaré explicarme lo mejor posible mientras recorremos el salvaje mundo de Blacksad.


Del cómic al videojuego

Blacksad: Under the skin significa el salto del papel a lo digital con todo lo que ello conlleva. No solo hay que pasar de la viñeta a la animación si no que también hay que crear una ambientación, darle vida a todo el entorno que rodea a los personajes y, sobre todo, poner banda sonora y voz a todo lo que está ocurriendo. En este aspecto Pendulo Studios ha sabido bien dar ese salto y recrear de una manera bastante fiel (incluso con una buena banda sonora) el universo de Blacksad sin olvidar detalle… aunque por el camino ha perdido ese filtro oscuro de novela negra que caracteriza al cómic y que tanto juego les podría haber dado.

Nos encontramos ante un juego muy cercano a los planteamientos establecidos por las pseudo aventuras gráficas tipo Telltale con todo lo bueno y malo que esto conlleva. Lo bueno es que, el jugador más pasivo, se encontrará cómodo en este género donde las interacciones son con el escenario y en contadas escenas de acción tendrá que poner de su parte. Lo malo es que al final, no tienes una verdadera aventura gráfica ya que al quitar el inventario limitas la resolución de puzles a su mínima expresión.

Además como es típico en este género no solo tendremos que avanzar en nuestra misión si no que también tendremos que tomar decisiones que afectarán a nuestro progreso y a parte de la historia. Aunque ya conocemos la trampa de “la libertad de decisiones” (luego hablaré más sobre ello) en este juego, está cogida totalmente con pinzas.


Los 50s más crudos

Nos situaremos en la misma cronología que los cómics: la década de los años 50. Encarnaremos al detective Blacksad el cual tiene que resolver un caso de suicidio… que no parece serlo. Detrás de la muerte del propietario de un club de boxeo se esconden tramas oscuras propiciadas por la desaparición de su pupilo, el mejor boxeador de su gimnasio. Como detalle muchos de los personajes del juego han sido creados especialmente para la ocasión pero tendremos viejos conocidos que harán las delicias de los seguidores del cómic (hola, comisario Smirnov).

En nuestra investigación podremos utilizar todos los sentidos de Blacksad para resolver el caso; de manera literal. Una mecánica nos permitirá utilizar la vista, el olfato y hasta el oído de gato, para encontrar pistas que nos ayuden en la investigación. Todo lo que nos sea de utilidad lo guardaremos como “conceptos” que después podremos unir para llegar a razonamientos que nos ayuden a progresar. Sin duda una forma curiosa de meternos en la cabeza de este gato y poder resolver los enigmas como lo haría el propio Blacksad.

Una investigación, por cierto, muy interesante que abarca temas como las mafias o las apuestas y que nos mete de lleno en la historia de la mano de nuestro gatuno detective. Una pena que la narrativa se vea empañada por el apartado técnico que hace que tengamos una balanza demasiado descompensada.


Buscándole tres pies al gato

Si la historia funciona, la transición del papel a lo digital ha sido buena y tiene una gran ambientación, ¿qué le ocurre a este juego?. Blacksad: Under the skin tiene un problema muy gordo: técnicamente es un desastre.

Cuando metí por primera vez el Blu-Ray en mi PlayStation 4 no tenía internet, por lo que lancé el juego sin parche alguno. Bugs visuales o de cargas de texturas junto copn fallos en las animaciones o errores en el propio Blacksad que bloqueaban al personaje haciéndolo girar hasta que reiniciabas el juego por completo, fueron alguna de las cosas que me ocurrieron… en los 20 primeros minutos de juego.

Con el parche 1.03 algo se arregló pero siguieron quedando los que bloqueaban a Blacksad o algunas de las acciones que intentase realizar haciendo que, cada sesión de juego, tuviese que reiniciar mínimo 4 o 5 veces. Un error por lo visto generalizado que no me explico viniendo de una desarrolladora como Pendulo Studios que tienen a sus espaldas una larga trayectoria. Cosas que se pueden arreglar vía actualización y que espero que vayan arreglando poco a poco.

Por cerrar un poco el capítulo de los horrores tengo también que hablar sobre las decisiones que podemos tomar en esta aventura; o más bien la sensación de elegir cuando realmente solo hay un camino posible. Aquí me podréis decir: “ya bueno, pero en las aventuras tipo Telltale y parecidos también existe esta sensación”, y no os lo negaré. Sin llegar a comparar en detalle ambos títulos, la diferencia es que en los de Telltale pase lo que pase y decidas lo que decidas, el juego continúa.

Si se te ha enfadado o muerto un personaje, apechugas con la decisión y sigues con la historia. Por el contrario en Blacksad: Under the skin las conversaciones no tienen una repercusión inmediata si no te están indicando claramente que va a pasar algo. Cuando el camino elegido no es el correcto han optado por poner un cartel grande de “Fin del juego” y un botón para reiniciar la escena. Esto para mi se traduce en algo negativo porque al final no elijo en base a lo que creo correcto si no con lo que el juego va a proseguir sin ver un cartel de “Game over”.

¿Y sabéis por qué se que no afectan y he podido elegir casi todas las opciones?. Leed la negrita de tres párrafos arriba.


Blacksad: Under the skin

Me sorpendo a mi mismo leyendo lo que he escrito y puede que sea también por las altas expectativas que tenía. Una buena adaptación lastrada por todo lo que le rodea, tanto técnica como en decisiones de gameplay, es un juego que no se puede disfrutar. Por eso os decía al principio que para mi es el juego de los “¿y si?”.

¿Y si Pendulo Studios se hubiese centrado en hacer una aventura gráfica tradicional?. ¿Y si en vez de usar la animación en 3D (que no aporta nada al título) hubiesen creado una aventura en 2D con un estilo fiel al cómic?. ¿Y si se hubiese retrasado un poco más el juego para pulir estos fallos técnicos?… Pues seguramente, para bien, estaría escribiendo un análisis totalmente diferente.

Dejándo a un lado el apartado técnico que a unas malas se puede resolver vía parche, creo que Pendulo Studios ha desaprovechado la oportunidad de llevarse la adaptación a su propio terreno y podría habernos ofrecido algo más que una suerte de película interactiva.

Se que esto no va de lo que me guste a mí si no de lo que ellos quieran crear como estudio pero me quedo con la espinita de lo que podría haber sido. Espero que, aún así, no sea esta la última vez que escriba acerca de una aventura de Blacksad.

Con un mando entre las manos desde el 92. Crecí con un dragón morado, un erizo azul y un fontanero que no se dedica a la fontanería. De mayor intenté comerme la tarta... pero era mentira. Retarme a un duelo de insultos puede ser una decisión mortal. Y por si fuera poco, dirijo una isla de monos... por lo que de mayor ¡quiero ser un gran pirata!.

Newsletter Signup

No te puedes perder:

Aggelos | Análisis

Pincha para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 alternativas a Dragon Ball Z: Kakarot

Artículos

Aggelos | Análisis

Análisis

Medievil | Análisis

Análisis

Crystar | Análisis

Análisis

Connect
Newsletter Signup