Escrito por 17:41 Análisis, Artículos, PlayStation 4

Sackboy: A Big Adventure, el lado más aventurero de Sumo Digital

Sackboy, este extraño personajillo de lana, es el protagonista de esta aventura desarrollada por Sumo Digital. Este estudio nos propone un título muy ameno, disfrutable y lleno de encanto y que desde luego merece la pena probar.

Hoy vengo a hablaros de un juego de plataformas muy divertido que es ni más ni menos que Sackboy, para alegría de los que en su día jugaron a Little Big Planet en PS3. ¡No os perdáis el análisis de Sackboy!

Esta vez, Sackboy, este extraño personajillo de lana, es el protagonista de esta aventura desarrollada por Sumo Digital. Este estudio nos propone un título muy ameno, disfrutable y lleno de encanto y que desde luego merece la pena probar.

Sackboy está disponible para PS4 y PS5 con grandes dosis de humor y un estilo particular donde este héroe tendrá que salvar Mundo Artesano y a sus habitantes de los malvados planes de Vex, un villano al que realmente se le coge cariño de lo entrañable que es. Un villano que más que malo parece un pringado.

Mundo Artesano, un lugar muy particular

Uno de los reclamos principales del juego es sin duda su apartado artístico. El juego entra por el ojo y ya de entrada te deja entrever con su estética que nos encontramos ante una aventura pensada para reírse, disfrutar y pasar un buen rato. Y ya no sólo eso, un juego muy colorido con unas texturas muy trabajadas. Justamente nos encontramos en Mundo Artesano, un lugar fabricado con un montón de materiales y esto se distingue en los mapas. Todo ello aporta la sensación de tener delante un mundo bien construido. También la gama de colores es muy intensa, muy infantil y colorida. Es una aventura pensada para todo tipo de públicos. Recorrer los niveles es muy satisfactorio y te recreas en cada nivel descubriendo toda la cantidad de elementos que tienen. Y en PS5 esto es aún mejor, porque el juego va a 4K y 60 fps.

Por otra parte, creo que tiene un buen diseño de niveles con una dificultad progresiva. Ya no sólo es que los escenarios sean variados, también hay muchos detalles en los que fijarse, varios coleccionables, objetos que ir cogiendo tales como los orbes y lo haces de tal forma que no se vuelve repetitivo. Estás en constante actividad investigando y buscando rincones que se te puedan escapar o zonas de ”bonus” como yo les digo.

Jugabilidad de Sackboy

La jugabilidad es simple, pero suficiente. Tenemos los controles típicos de un juego de plataformas como atacar, rodar, mantenernos en el aire levemente, saltar y demás. Sin embargo, el juego sabe como hacer de ello algo entretenido, porque constantemente encontramos objetos que nos cambian la forma de jugar, ya sea con algún arma o porque un traje nos da cierta habilidad. A mí me recordaba un poco a Rayman a la hora de jugar y salvando las distancias.

Que por cierto, ahora que he mencionado los trajes otro aspecto muy divertido del juego es la personalización del personaje. Yo empecé la aventura vestida de Caperucita Roja, pero es increíble la variedad que tiene. Estos vestidos se pueden conseguir por partes o con la moneda del juego de forma completa. Tiene unas 60 indumentarias que además se pueden combinar.

Volviendo de nuevo a las mecánicas, Sackboy puede engancharse a las paredes, y quien dice a las paredes dice a todo lo que pille, como si es un rodillo giratorio y nuestro personaje sale por los aires.

Atacar también podemos atacar y nos va a hacer falta, porque los niveles están llenos de enemigos y si morimos tenemos que empezar el nivel de cero. Lo mismo con los jefes finales, porque lo hay y pueden ponernos un poco contra las cuerdas si no estamos atentos.

Diferencias entre la versión de PS4 y PS5

En mi caso he jugado a la versión de PS4 con buenos resultados, porque mi PS5 está por llegar. Esta versión tiene buena definición, buen acabado y luce genial. Sí que es verdad que he leído que hay pequeñas diferencias como es lógico, tales como el ray-tracing o el nivel de detallismo. En la versión de PS5 se pueden percibir hasta los pespuntes del muñeco. También he leído que el DualSense se luce en este juego. Sin embargo, pese a que me gustaría dar más detalles voy a tener que esperar un poco más para probar esta versión en la nueva generación.

Apartado sonoro y duración

Más de una vez he comentado la importancia que pienso que tiene una buena ambientación y la música es fundamental para ello. Como no podía ser de otra manera nos encontramos con piezas muy alegres, dispares y hechas a conciencia; pero ya no sólo eso, se nota que han querido realizar un apartado muy cuidado, porque grandes artistas como Bruno Mars o Britney Spears están entre los temas del juego, porque aún no lo he dicho, pero el juego tiene niveles musicales. Éstos son una pasada, ya que vas recorriendo el nivel al ritmo de la música con temas que todos conocemos y cantamos.

En cuanto a la duración, la historia en sí se completa en unas 10 horas, pero si vas a completar todo el juego tienes para rato. Existen niveles que se pueden desbloquear, así que realmente la experiencia de juego es bastante más larga, aunque también depende de tu habilidad como jugador. La dificultad no es elevada rollo Crash Bandicoot 4, pero no está mal.

Valoración final de Sackboy

Como aspecto que piense que se haya quedado en el tintero seguramente sea la inexistencia de un multijugador online, ya que solamente es en modo local. También he echado de menos un poco más de reto a lo largo del juego. Cierto es que el inicio es algo sencillo y hay que darle una oportunidad, porque mejora progresivamente. Más allá de eso creo que es un juego bastante completo y que al final cumple con lo que promete. No es un mal juego para empezar con la PS5 por ejemplo.

Naturalmente recomiendo el juego. Sackboy es una aventura graciosa, muy animada y gamberra. Es apta tanto para mayores, como para el público más joven. Su estilo artístico está muy trabajado y el resto de apartados muy cuidados.

¡Bravo por Sackboy!

(Visited 35 times, 1 visits today)

Analista de videojuegos y portadora de la Llave Espada.

Cerrar