Escrito por 17:07 Análisis, Artículos, Destacado

UnderMine, nos vamos a la mina

Siempre apetece un buen roguelike con estética pixel, pero ante tal volumen de juegos prácticamente idénticos (hago runs, consigo cosas y repito) es difícil destacar. Por suerte, Thorium nos ofrece una joya indie en su primer juego, venga que nos vamos a la mina!

Siempre apetece un buen roguelike con estética pixel, pero ante tal volumen de juegos prácticamente idénticos (hago runs, consigo cosas y repito) es difícil destacar. Por suerte, Thorium nos ofrece una joya indie en su primer juego, venga que nos vamos a la mina!

¡Soy mineroooo!

La historia de UnderMine empieza cuando un poderoso mago hace un llamamiento a todos los aldeanos de la ciudad a que vengan a las minas. Unas poderosas bestias se han adueñado de las diferentes zonas de las minas y deben ser derrotadas para traer la paz al reino.

En vista de que no aparece ningún héroe disponible a bajar a las minas, nosotros, el gremio de mineros, !nos haremos cargo de esas bestias¡

Este nuevo escenario, ya de inicio choca un poco, dado que aquí no seremos ni héroes poderosos, ni personajes complejos que deben lidiar entre el bien y el mal para salvar el mundo, en UnderMine somos mineros que han decidido salvar al reino y de paso hacernos ricos.

El ser minero tiene implícito que nuestra única arma durante el juego es un simple pico, que podremos tanto usar para golpear enemigos como lanzarlo a modo de boomerang.

NO sin mi pico

Puede parecer confuso al principio, debido a que en UnderMine no hay que lidiar con inventarios, tipos de armas, etc… Nuestro fiel pico nos acompañará en nuestra aventura.

Si que es cierto, que hay muchas formas de usar el pico, que a efectos se siente como si fueran diferentes armas, como por ejemplo imbuir de electricidad el pico para electrocutar charcos de agua o imbuir el pico de fuego para quemar enemigos.

Es posible que el jugador se sienta indefenso al principio, dado que empezamos con un ataque muy bajo y solo disponemos del pico, cosa que puede agobiar al principio, pero una vez entiendes el funcionamiento de progresión, el juego te atrapa y no puedes soltarlo.

¿Progresión permanente en un roguelike?

 La mayoría de roguelikes se basan en que el jugador empieza de cero, quizás con alguna mejora o objeto nuevo desbloqueado, pero básicamente debe progresar a lo largo de la “run” para poder mejorar lo suficiente para enfrentarse a los enemigos más poderosos.

En UnderMine la progresión es una mezcla entre RPG y roguelike, dado que con las riquezas que nos encontremos, podremos ir mejorando a nuestro personaje para que sea más poderoso o tenga nuevas habilidades.

Esta progresión hace que el jugador se aficione a hacer “runs” para conseguir más oro y poder comprar más cosas. Los elementos no son simplemente mejoras para el personaje, sino también se pueden comprar habilidades que nos ayudarán en nuestra aventura, como por ejemplo, romper nuevos tipos de bloques con las bombas (no pueden faltar para un minero) o recoger objetos con el pico.

Gracias a esto, se pierde el efecto de “runs” perdidas que tanto ocurren en este tipo de juego, cuando haces una “run” donde no consigues una buena combinación de objetos y sufres una derrota, teniendo una sensación de que has perdido el tiempo. En UnderMine, cada “run” cuenta dado que almacenamos el oro que conseguimos (un % del recolectado) y lo podemos gastar en lo que queramos.

¡Al rescate!

A parte de derrotar a los enemigos y buscar riquezas, tenemos otra tarea, rescatar a la gente atrapada en las minas. Previo a cada “run”, disponemos de un pequeño “hub” donde inicialmente no hay nadie, solamente el mago que nos ha contratado.

Durante nuestras runs nos iremos encontrando con gente que tendremos que ayudar para que suban al hub y nos ayuden en el futuro. Hay de todo tipo, desde humanos a criaturas de las minas, que nos ayudarán abriendo nuevas tiendas o mejorando a nuestro personaje.

Cada personaje que rescatemos tiene su historia y no va a ser simplemente encontrarlos, sino que algunos tendremos que derrotar a un miniboss o para rescatar a otros tendremos que sacarlos de una celda. Todo personaje rescatado es de vital importancia, por lo tanto le da un punto de exploración al título que le viene de perlas para tenerte enganchado a la pantalla.

Un diseño muy cuidado

Toda esta jugabilidad perfectamente balanceada, se combina con un apartado artístico pixel art con muchos detalles. Todo en UnderMine está perfectamente pensado para que encaje a la perfección y tenga un sentido.

Como ejemplo, en UnderMine no hay un viaje rápido entre minas (hay 5 en total) como tal, sino que el jugador debe ir bajando en orden en cada “run”. A menos que encontremos a cierto personaje en cada primer nivel de la “run” que nos hace dormir y nos traslada a la mina que queramos. A nivel de implementación, hubiera sido más fácil un viaje rápido o un acceso directo a las diferentes minas; pero Thorium ha querido darle profundidad incluso a la posibilidad del viaje rápido, algo maravilloso.

Por si no fuera suficiente, el juego ofrece un modo roguelike puro adicional al modo historia del juego, por si alguien quiere algo más clásico y también caminos adicionales en las minas donde podemos avanzar de una mina a otra sin tener que derrotar al enemigo final, por ejemplo.

Como conclusión, UnderMine es adictivo y muy rejugable que hará las delicias tanto de los fans del género como los nuevos que se quieran adentrar en este género tan fantástico. Encima, es un juego que sale en Gamepass en su día de salida así que desde ya mismo podéis echarle el guante para pasaros horas y horas buscando oro.

! La mina os espera ¡

(Visited 172 times, 1 visits today)
Cerrar