Escrito por 18:45 Artículos, Opinión

KH: Melody of Memory ilusiona con su demo

La mejor celebración posible para una saga

Parece mentira que hayamos tenido que esperar hasta junio de 2020 para conocer la existencia de un juego musical del universo Kingdom Hearts. A mínimo que seas fan de los juegos, sabes que la combinación de ambos conceptos era algo que se pedía a gritos. Similar a lo que sucedió con Theatrhythm Final Fantasy, que hacía algo parecido con la clásica saga de Square Enix. Aquel título llegaría a las 3DS de todo el mundo, pero en esta ocasión, vamos a poder disfrutar de esta aventura musical en todas las consolas de sobremesa.

Este cambio de plataforma le sienta de maravilla, puesto que la presentación de la demo, y de lo que se deja ver en los tráilers, es fantástica. Ya que, en lugar de una pista de música más al uso, Melody of Memory propone una curiosa combinación entre combate y ritmo que al principio te explota la cabeza por completo. Y no lo digo de broma.

Ataques con tempo

El tutorial se entiende con facilidad. Y sobre el papel, nada parece demasiado complejo. En lugar de ser notas en forma de círculos por una pista, nuestro equipo de personajes va andando por ella derrotando grupos de enemigos. Estos iconos típicos de un juego de ritmo aparecerán sobre los enemigos. Y cuando el patrón coincida, pues pulsamos y listo. Fácil, ¿no? Pues ni mucho menos.

Todos los medios coinciden en lo mismo: La sensación es de estar combatiendo al ritmo de una canción. La nueva y original mecánica que ha escogido Square no es una excusa o un “gimmick” cualquiera. Es el punto diferenciador respecto a otros juegos similares y lo que hace que este nuevo Kingdom Hearts esté generando tanta ilusión. Porque estamos ante una celebración en toda regla.

La banda sonora de la saga siempre ha sido un punto que se ha mantenido igual de robusto en todos sus títulos. El trabajo de Yoko Shimomura no se merece menos que un título a la altura de sus fantásticas composiciones. Y por mucho que en esta demo solo hayamos podido probar 4 de las más de 150 canciones que tendrá la versión final, creo que puedo afirmar, sin ningún miedo a equivocarme, que este juego ha sido desarrollado con mucho cariño.

El ritmo de las canciones, en especial en sus dificultades más altas, se siente grandioso en combinación con el combate. Todo gira en torno a la combinación de golpes dobles y triples con la forma de intercalar los saltos, un endiablado galimatías que cuando llevas un par de horas comienza a tener sentido. Al principio parece imposible, todo hay que decirlo. Suerte que han pensado en todo tipo de jugadores, habilitando una serie de modos que permiten simplificar mucho las cosas.

Ahora bien, los que seáis aficionados a este tipo de juegos, estáis de enhorabuena. Porque tiene pinta de que esto va a ser un reto con mayúsculas. Y me encanta que sea así. Ya que es un tipo de dificultad muy agradable, si es que eso tiene algún sentido. Completar una canción a la perfección después de 20 intentos dejándote las retinas y aprendiendo cada patrón de memoria es de las sensaciones más gratificantes que he vivido este año.

4 canciones, 4 conceptos

En estas 4 canciones que se han podido probar, hemos visto diversas combinaciones la mar de interesantes de cara al juego final. “Welcome to Wonderland” es una buena canción de introducción que, en su versión difícil, tiene unas combinaciones de doble ataque que veremos a menudo en otros temas más complicados. 

“Hand in Hand” además de ser una de las mejores de Ciudad de Paso, comienza a jugar mucho con los golpes aéreos, uno de los elementos más complejos de Melody of Memory. En especial porque es un movimiento la mar de engañoso: Aunque sobre el papel pueda parecer una pulsación de O seguida de un ataque, que a veces es doble, realizarlo así no suele salir bien. El timming es endiabladamente difícil de pillar al principio, para que mentir. Ahora bien, si entendemos que el juego es más un combate rítmico que otra cosa, hacer estos movimientos es anodino, puesto que sería como golpear a un enemigo en el aire en cualquier juego de KH.

Pero con “The Rustling Forest” todo se empieza a complicar de verdad. Además de un temazo de Birth by Sleep, es una canción muy movida que en dificultades elevadas necesitamos si o sí agarrar el ritmo a la perfección si queremos conseguir puntuaciones elevadas. Mención especial para los enemigos aéreos que no requieren de salto, que suponen un auténtico reto de disociación visual en los primeros compases del título.

Y me he dejado “Wave of Darkness” para el final porque ha sido el punto de inflexión para muchos que aún teníamos alguna duda de este título. No solo es una delicia disfrutar de un tema de combate tan espectacular en este contexto, es que la traslación a los controles es simplemente brillante. De quitarse el sombrero. La cantidad de pausas, cambios de ritmo, patrones y combinaciones que maneja es apabullante. Si a eso le sumas que en dificultades elevadas si o si necesitas de intercalar pulsaciones porque físicamente no te tiempo con solo un dedo, tienes la cereza de este pastel perfecto.

El legado de la saga

Lo más bonito de todo es que aquí lo que estamos viendo es la punta del iceberg. Por los tráilers y notas de prensa ya sabemos que contaremos con otros dos tipos de modos de juego. Uno que en apariencia resulta más sencillo y común, donde veremos cinemáticas de la saga mientras tocamos las notas al más puro estilo Guitar Hero. Y otro donde pelearemos contra jefes míticos de Kingdom Hearts en un combate rítmico e intenso a partes iguales

Si a esto le sumamos los diferentes estilos de afrontar cada canción, ideal tanto para jugadores novatos como para los que busquen un reto, tenemos un título la mar de completo en cuanto a opciones. Faltará ver ese menú de museo, que promete ser una lista de reproducción ideal para revivir todas las canciones maravillosas que va a incluir MoM y un buen puñado de escenas que hará de hemeroteca para los más puristas. Si me preguntáis a mí, tengo muchas ganas de ver esta sección en su máximo esplendor, porque me parece que redondeará la experiencia de este juego como celebración de la saga que es.

Que, hablando de la saga y su historia, me he reservado para el final el tema del argumento porque considero que se está exagerando demasiado. Es cierto, Nomura es incapaz de dejar a ningún título de Kingdom Hearts fuera del canon. ¿Esto complica las cosas? Si. ¿Complica las cosas en esta ocasión? Ni mucho menos. No estamos ante un caso como Re:Coded, juego que llegó a DS como secuela directa del 2, que tenía una calidad muy cuestionable y una trama enrevesada que se podía resumir en dos líneas.

En Melody of Memory vamos a tener un par de escenas que nos contarán algo más del futuro de la saga. Escenas que, como siempre, podremos consultar en Youtube sin ningún tipo de problema. ¿No te gustan los juegos de ritmo? No te preocupes, que ahora no vas a tener que pasar por decenas de horas de farmeo a través de un juego completo. Te miras las cinemáticas y a otra cosa mariposa. Ahora, si eres seguidor de la franquicia, este título no va a faltar en tu biblioteca porque es una introducción fantástica a los títulos de ritmo gracias a sus accesibles modos. Y como recompensa por todo ello, vamos a poder ver algunas revelaciones importantes de la vida de Kairi, la protagonista sobre el que gira este pequeño pero muy cuidado spin-off.

Creo que a este juego se le debe una disculpa. De los “juego rusheado” y “no vale 60 euros” hemos visto a toda la prensa reconocer este nuevo spin-off de la saga como un homenaje a la historia de Kingdom Hearts con el elemento que nunca ha mermado en su calidad: La música. Una banda sonora a la altura merece una celebración a la altura. Y parece que va a cumplir con creces.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Ingeniero informático en proceso y escritor frustrado. Me forjé con las portátiles y todavía sigo con ellas. Estoy en esta tripulación para poder narrar mis aventuras como jugador y divagar sobre esta preciosa industria. En la actualidad soy entrenador de los Alas Nocturnas y maestro de la Llave Espada a tiempo parcial.

Cerrar