Escrito por 19:57 Artículos

Por qué si piensas en “prescindir” deberías replantear tu visión de los videojuegos

Recién acabo de leer dos artículos que sinceramente son vergonzosos. Seguramente sabréis de cuales hablo pero aún así no tengo miedo a decirlo: Los artículos de ADSLzone y SomosXbox sobre prescindir o no de Xbox Series X.

No os molestéis en buscarlos porque aquí os lo resumo. Por parte de uno “defendían” (y lo pongo entre comillas porque no es ni defender correctamente) que la nueva (no puesta en venta, sin conocer su catálogo total ni cómo funciona) Xbox Series X es prescindible para cualquier jugador. Y que es mejor tener la nueva (aún no puesta en venta, sin conocer su catálogo total, ni cómo funciona y se ve) PS5 + Switch + PC.

El argumento a semejante declaración consiste en que los exclusivos de Xbox saldrán para PC y que es mucho más útil a nivel general, que junto a las otras consolas ya cubres todo el catálogo de la siguiente generación. El segundo artículo responde con un nivel muy bajo al primero, pudiendo pensar que son artículos de niños de cinco años peleándose.

¿Argumentos racionales? Para nada, solo khlav kalash

Aprovecho para recordar que Javier Alonso ya escribió sobre esto aquí mismo, sobre la batalla absurda de consolas. Merece la pena echarle un ojo. Pero esto ya ha ido un poco más allá. No hablamos de Twitter, ni de amigos, conocidos, etc.

Estamos hablando de artículos que mueven masas, de páginas web. Aquí mismo, Isla de Monos me proporciona algo que me gusta y apenas he visto en otros sitios. Son las palabras de Adrián Fitipaldi: “Lo hemos dicho muchas veces, por mucho que nos guste algún videojuego o consola, si le tenemos que dar un palo, se lo damos”. Objetividad. Por mucho que seas fan de un estudio, consola, lo que sea, hay que ser objetivo si escribes para un público, incluso si tu nombre es “SomosXbox”.

No voy a entrar en los artículos en sí, porque los argumentos son parecidos. Como dijo Javier, los argumentos son de niños de patio; Xbox es peor porque sí y la respuesta contraria es no, porque sí. Y no estamos en condiciones de defender nada porque no tenemos conocimiento total del asunto.

Incluso el día que esta generación vea la luz no habrá una vencedora absoluta (o eso esperamos) desde el minuto uno. Cada consola tiene sus ventajas e inconvenientes, y si PS5 y Xbox salen igual de balanceadas en esos aspectos, estas ventajas no supondrán ningún tipo de victoria, solo diferencias subjetivas que cada consumidor deberá pensar de forma personal. Como escritores de artículos no tenemos que adoctrinar, si no enseñar a pensar.

Exclusivos, exclusivos, exclusivos…

La gente se llena la boca con estas palabras y forjan espadas con ellas para masacrar a la comunidad “contraria”. Es cierto que una consola vende por su catálogo, no lo vamos a negar. Pero ese no debe de ser el argumento principal y menos a estas alturas. No conocemos qué catálogo tendrán ambas consolas ni sus rendimientos como para empezar a hablar de exclusivos, ni mucho menos de la calidad de estos. Son videojuegos y son mundos totalmente distintos. Aquí sí que debería venir el “porque sí”, porque son nuestros gustos, nuestros mundos y nuestras fantasías, esas que supuestamente amamos.

De verdad, si realmente nos gusta un videojuego, hay que darlo a conocer. Pero a bien. Transmitir esa pasión que nos dan y entender que son gustos. A mí no me gustan los caracoles y a otras personas sí, y no soy mejor que nadie por ello. Ni mucho menos llamar “contrarios” ni “enemigos” a nadie, porque esto no es una guerra.


¿Amor? Carecemos de ello

La gente se está moviendo por el odio, por la rabia y se olvida del amor y duele. Esto es una afición para algunos y una forma de vida para otros y lo que hay en común es el amor a los videojuegos; o no. Porque no lo parece. Parece que gusta más desgastar el teclado insultando a los demás defendiendo a compañías multimillonarias. No nos van a regalar nada por ello.

Además, convertimos esta comunidad en algo tóxico y lleno de odio. ¿No se supone que nos gustan los videojuegos? ¿Por qué les faltamos el respeto de esta forma? Compartamos esa pasión, esas risas, esa frustración que luego lleva a satisfacción, o esas lágrimas porque nos tocan en lo más profundo de nosotros.

Y si realmente quieres dar una opinión, un análisis, que haya objetividad. Hablemos del confort de los productos, de su rendimiento, de la calidad. Y por favor, no esa calidad de si en una consola el pelo del personaje tiene más definición por tres pelos que en la otra. Y obviamente hablemos de los defectos reales. Pero nunca cerremos la puerta del todo ni mucho menos dejarnos guiar sin criterio alguno por los demás.

Lector, por favor…

Al final, eres tú, lector, quien toma la decisión. Y sea cual sea, será la correcta si esa decisión te hace feliz. En cambio, si ya a estas alturas piensas en prescindir, allá tú en esa odisea de egoísmo. Los demás compartiremos la alegría.

Hace nada en Twitter lancé la pregunta de “¿Las compañías de videojuegos tienen amor por sus productos?” Ahora tristemente me pregunto si nos merecemos ese amor por mínimo que sea.

(Visited 70 times, 1 visits today)
Cerrar