Escrito por 11:36 ¿Qué pasó con...?, Artículos, Destacado
• 10 minutos de lectura

¿Qué pasó con la saga Ape Scape?

La saga de los monetes fue uno de los pilares más sólidos de PlayStation. Sus mecánicas enfocadas en el uso de los joystick fue una revolución para la época pero… ¿qué le pasó a la saga?

Conocer la historia de Ape Scape es conocer una parte importante de la propia Sony. Para situarnos, tenemos que irnos hasta finales del año 1997, momento en el que la empresa nipona lanzó al mercado su nuevo mando: Dual Shock. Este nuevo controlador pretendía (y fue) ser la evolución del Dual Analog, el cual se estaba quedando desfasado en relación a su competencia. Sus dos principales mejoras, la vibración gracias a dos motores y dos joysticks para el control, fue muy bien recibido entre los jugadores.

Tras esta buena acogida por parte de la comunidad, Sony empezó a enfocar los desarrollos en aprovechar al máximo este nuevo mando. El primer beneficiado: Gran Turismo.

Tras su lanzamiento, muchos juegos otros juegos como Crash Bandicoot 2, Resident Evil Director’s Cut o el propio Gran Turismo se sumaron al carro de la compatibilidad con este nuevo control. Aun así, Sony no quería imponer la obligatoriedad de tener este mando para poder jugar a sus títulos. Su objetivo era vender el Dual Shock como un estándar con vistas a un futuro no muy lejano. Para ello necesitaban que la gente viese las bondades de este nuevo controlador. Así es como, sin darnos cuenta, llegamos hasta principios del año 2000. Hablo del lanzamiento de Ape Scape.

Ape Escape, el principio de la cacería

Ape Escape se lanzó con un objetivo muy claro en mente: enseñarnos las posibilidades del mando y promocionarlo a la vez. Esta es el pilar base de su nacimiento. Este título, desarrollado por Sony Entertainment Studio, fue creado por Kenkichi Shimooka. Su principal particularidad es que solo se podía jugar con el mando Dual Shock, debido a que todas sus mecánicas se centraban en el uso de los joysticks.

Por hacer una comparación actual, Ape Scape fue el Astrobot de su tiempo, donde te enseñaban de una manera lúdica todas las mecánicas que podían crearse a partir de la inclusión de estos dos nuevos joysticks. Para incentivar su compra, Sony lanzó un pack exclusivo donde venía, esta primera entrega del juego, junto con una edición especial del mando Dual Shock.

Edición conjunta del juego + Dual Shock que se vende en eBay por 413€

Aunque el título pudiese parecer un juego más de plataformas, la realidad fue otra bien distinta. Ape Escape fue un derroche de imaginación y mecánicas con el Dual Shock como protagonista. Hasta entonces, muy pocos juegos utilizaban el stick derecho para otra cosa que no fuese mover la cámara, acelerar o frenar; Ape Scape cambió el concepto del mando.

Sinceramente creo que hubo un antes y un después del lanzamiento de este título. El Dual Shock adquirió una profundidad nunca vista que otros juegos de la época terminaron replicando en sus propios títulos juegos de la época. Ape Escape fue la demostración de lo que era posible el mando. Un juego necesario para explicarle a los jugadores y a los desarrolladores las posibilidades y mecánicas que se podían implantar.

Dos fases diferentes de Ape Escape

Aunque Ape Escape fue promocionado por y para el Dual Shock, el título se hacía valor también en su historia, la cual derrocha muchísima imaginación en su planteamiento. El juego nos enfrenta a Specter, un mono que encuentra el Peak Point Helmet. Con este casco incrementa notoriamente su inteligencia pero lo convierte en malvado. Al obtenerlo empieza a fabricar cascos para los demás monos para incrementar también su inteligencia y así poder tener éxito en sus planes para dominar el mundo.

Aquí es donde entra Spike que junto a la ayuda del Profesor deberá impedir la dominación mundial de estos simios viajando por el tiempo siguiendo la estela de Specter.

Ape Scape fue una de las grandes sorpresas de la consola. Una IP nueva que partia desde cero pero con toda la simpatía por parte de Sony. Tanto el público como la crítica lo alabaron, destacando el control con los sticks así como la música y los gráficos. En Metacritic tiene un 90 sobre 100 de más de 19 medios diferentes.

Specter y sus apariciones estelares cada cierto tiempo

Ape Escape 2, la cacería continúa

El éxito de la primera aventura de Spike hizo que Sony diese luz verde a una secuela de la saga. Eso sí, los monos se mudaban de plataforma. Dos años después del lanzamiento de la primera entrega, PS2 recibió con los brazos abiertos Ape Escape 2. Esta entrega fue muy continuista respecto a su predecesor, donde volvíamos a ponernos en la piel de Spike.

Sus grandes cambios se centraban más en el apartado gráfico (aprovechando el potencial de PS2) que en la jugabilidad, donde solo se añadieron tres artilugios nuevos y un acompañante que nos ayudaba a agarrarnos de los bordes más altos.

Esta segunda entrega toma el relevo de la historia dos años después. Por un fallo en un envío, el primo de Spike envía cascos al “Monkey Park” destruyendo el laboratorio en el proceso. Specter se vuelve a hacer con uno de los cascos y vuelve a formar un ejercito de monos.

Esta vez no encarnaremos a Spike si no al propio Hikaru que, con la ayuda de Natsumi, trendrá que detener a Specter de nuevo. Una trama sencilla que no intentaba innovar en absoluto para lanzar una nueva entrega al mercado.

La critica bajó la puntuación a esta entrega quedándose en un 82 de media. Si bien casi todos los medios destacaban la poca innovación, casi todos coincidían en que era un juego divertido y que expandía la experiencia de la anterior entrega. Sobre todo se hace mucho hincapié en la cantidad de coleccionables que tenía el juego y el modo en que aprovechaba los recursos de PlayStation 2.

El humor y las referencias seguían siendo parte de esta entrega

Ape Escape 3, un juego… «de cine»

La tercera entrega llegaría solo dos años después a PlayStation 2. Esta vez el desarrollo correría a cargo de Japan Studio. Aunque sigue la trama de los dos juegos anteriores, en esta ocasión ayudaremos a Satoru o Sayaka en su particular cacería. La vuelta de tuerca de esta entrega reside en la propia trama donde, los viajes en el tiempo, son sustituidos por viajes a diferentes escenarios de películas. Esto permitió a sus creadores incluir infinidad de guiños a películas y series de culto, utilizando a los monos y los mundos que teníamos que recorrer.

Una vez más Specter se hace con un casco de mono y contrata al científico Dr. Tomuki para sus planes. Estableces estaciones de televisión protegidos por Freaky Five, donde planean emitir programas de televisión por todo el mundo. Estos canales de televisión infectan a los televidentes que caen en una especie de trance. La misión de Satoru o Sayaka es ir por cada escenario cazando a todos los monos y destruyendo cada satélite para que dejen de emitir.

Por la parte técnica, Ape Escape 3 no innovó nada la fórmula establecida. Es más, varios medios apuntaban a su recorte en los diferentes artefactos que podíamos utilizar. Este inconveniente se intentó suplir con una mecánica nueva. Con ella los protagonistas podían transformarse en diversos equipos para superar obstáculos o atrapar cierto tipo de monos.

Aún con este recorte la crítica alabó a Ape Escape 3 como el juego más redondo que podía dar la franquicia. Eso sí, aunque la puntuación de usuarios en Metacritic es de 8.7, la prensa especializada no superó el 77 de nota media. El acuse del desgaste de la fórmula le pasó factura a una franquicia que, al parecer, no tenía mucho más que ofrecer.

Hay mono para rato

Junto con el lanzamiento de Ape Escape 3, Sony quiso aprovechar el tirón de la saga para sacar un remaster de la primera entrega para PSP. Con un lanzamiento paralelo a su tercera entrega, Ape Escape: On The Loose llegaba a la portátil de Sony para volver a darle una segunda vida a la primera entrega de la saga. Este remaster corregía texturas, actualizaba gráficos y permitía jugar a Ape Escape en 720p. Sin embargo, adaptar este juego a PSP conllevaba sacrificar lo más importante que tenía el original: el uso de ambos joysticks.

SCEI otorgó a la pulsación de uno de los botones de acción como si fuese el movimiento del stick, atacando o moviendo la red hacía donde estuviese mirando Spike. He de decir que el cambió no destrozaba el juego en absoluto, incluso lo facilitaba en muchas ocasiones, pero despojaba completamente de alma a un juego que había sido creado expresamente con una premisa muy concreta.

Ape Escape: On the loose y Ape Escape 3 fueron los últimos juegos “numerados” de la franquicia. Después de estos dos títulos Sony empezó a desarrollar diversos spin-offs y party games. Estos juegos, muy bien valorados en Japón, siguieron una estrategia parecida Ubisoft con sus Rabbids. Desligar de la franquicia principal la mascota para utilizarla como hilo conductor de juegos desenfadados y para toda la familia.

Puede parecer que Ape Escape 3 fue el fin de la saga, pero esta nueva estrategia de spin-offs (que llevaban intentando desde 2001) le dio a la saga una nueva vida. En Japón se llegaron a lanzar hasta once spin-offs diferentes de la saga, de los cuales cinco llegaron a territorio americano y seis a territorio europeo.

En 2001 lanzaron, solo para territorio nipón, Ape Escape 2001, justo antes del lanzamiento de Ape Escape 2. En esta entrega teníamos que quitarles los pantalones a los monos con una aspiradora dentro del tiempo establecido en cada misión. En julio de 2004, se lanzaba en América y Japón: Ape Escape: Pumped & Primed. Este título imitaba lo visto en Crash Bash con minijuegos inspirados en la saga.

No tardaría ni un mes (agosto de 2004) en llegar EyeToy: Monkey Mania un título exclusivo para la cámara de PlayStation 2. Este juego nos permitía utilizar nuestro cuerpo para jugar con los alocados monos. Ese mismo año, pero en diciembre, también llegaría a todas las regiones, Ape Escape Academy, un título para PSP con una colección de 45 minijuegos.

La saga descansó un año entero, pero en 2006 volvió con dos títulos. En julio, se lanzó en exclusiva para Japón: Ape Escape: Million Monkeys la precuela de Ape Escape: Pumped & Primped. En esta ocasión el género de minijuegos a lo Crash Bash se mezcló con el hack and slash dejando la esencia competitiva a un lado, para proponer misiones cooperativas. Por su parte, Ape Escape Racing, llegó en diciembre para PSP y en exclusiva para Japón. Con este título SCE Japan quiso imitar la fórmula de Mario Kart con su propia saga. No salió del todo bien.

El cansancio era visible de la saga era visible. La franquicia estaba dando ya sus últimos coletazos. Ape Escape SaruSaru Big Mission, fue lanzado en 2007 en exclusiva para Japón. Aprovechando el éxito de la portátil, Sony quiso darle una vuelta a la saga dejándonos controlar a los propios monos (controlados por un casco invención del profesor) para capturar a nuestros propios compañeros. Por su parte, Ape Quest, lanzado en PSP de manera global en enero de 2008, intentaba mostrar un lado más amable de la saga. En este título controlábamos a uno de los monos, cumpliendo misiones para el rey mono que gobernaba un reino inventado.

Para poner punto y final a los juegos basados en esta saga, Sony lanzó PlayStation Move: Ape Escape. Este juego on-rails nos llevaba a vivir aventuras y a seguir cazando monos, utilizando el PS Move como si fuésemos el mismísimo Spike. El juego, lejos de pretender ser una entrega como las de antaño, supo adaptar su jugabilidad al control de movimiento. Es más, es uno de los juegos que mejor estaba implementado con el PlayStation Move.

¿Volverá Ape Escape?

Me encantaría escribir esta parte con la ilusión de saber que, tras poner el punto y final me quedaré a gusto con lo escrito. No es así. Como has podido leer Ape Escape ha sido una saga que ha ido dando tumbos. Concretamente esde su segunda entrega.

Una franquicia que sentó una base y que no supo evolucionar ni encontrar su hueco. Se salvó en parte gracias a sus spin-offs viendo que la saga principal no tenía mayor recorrido. Estos tumbos llevaron a Sony a intentar tocar muchos géneros. Entregas que no aportaron nada a la saga y al final, la falta de nuevas ideas, junto con el poco interés del público general, la relegó a ser la mascota olvidada de la compañía.

Actualmente, la franquicia sigue siendo propiedad de Sony Interactive Entertainment, la cual no ha hecho ninguna declaración sobre una nueva posible entrega. Lo único que hemos tenido en estos años son rumores provocados por la propia empresa. En 2020, hubo movimiento en redes sociales causado por el 20 aniversario de la franquicia. Una cuenta de nueva creado y con contenido en japonés, dio esperanzas de una nueva entrega. Nada.

Además, la segunda entrega de la saga llegó a PlayStation Store, y la primera es accesible a través del nuevo servicio Premium de PS Plus, pero ni rastro de la tercera. Podría tratarse de un aperitivo antes del lanzamiento de un posible remake con las tres primeras entregas. O podría ser simplemente un añadido más sin un interés comercial.

En cualquier caso, la saga descansa, después de un agotador paso por hasta cuatro consolas de la empresa nipona. Una saga que muchos recordaremos con cariño y que siempre se recordará como un pilar importante para PlayStation.

(Visited 44 times, 1 visits today)

Con un mando entre las manos desde el 92. Crecí con un dragón morado, un erizo azul y un fontanero que no se dedica a la fontanería. De mayor intenté comerme la tarta... pero era mentira. Retarme a un duelo de insultos puede ser una decisión mortal. Y por si fuera poco, dirijo una isla de monos... por lo que de mayor ¡quiero ser un gran pirata!.

Cerrar