Escrito por 12:00 Artículos, Destacado

Atelier Ryza: Ever Darkness & the Secret Hideout | Primeras impresiones

La Saga Atelier, está que no para, después de la compilación de la saga de Arland DX remasterizada (y su secuela directa) para las consolas de la generación actual, nos llega una nueva aventura, Atelier Ryza, que llega para hacerse notar en el terreno de los JRPG y atrapar tanto a los fans de la saga como a nuevos jugadores de la misma.

Desarrollado por GUST y publicado por Koch Media, nos llega esta nueva entrada de la saga Atelier, que lleva la cifra de 21 entregas sin contar sus spin-offs. Para el que no conozca la saga, los juegos de Atelier se basan en ser alquimistas, buscar recursos, combinarlos para crear nuevos objetos y así ganarnos la vida/cumplir objetivos. Durante la saga, ha habido muchos cambios en esta fórmula original y en Ryza nos encontramos con algo, no totalmente diferente, pero si un poco alejado de algunos conceptos de la saga Atelier, incorporando nuevas mecánicas y mucha, mucha más libertad de lo que estamos acostumbrados los fans de la saga.

Por desgracia, no he podido jugar a toda la saga, pero lo que sí que tengo claro es que algo que marcaba anteriores entregas (la trilogía de Arland, por ejemplo) como lo son los límites de tiempo, en esta entrega ha desaparecido. En este juego nos encontramos un desarrollo más acorde con todos los demás JRPG, en el cual vivimos una aventura, siguiendo una historia, sin preocuparnos de llegar a X objetivo a tiempo o perdemos el juego. Esto puede ser un punto a favor o en contra, dado que con este nuevo sistema se pierde un poco los momentos de tensión cuando tenías que realizar una entrega y no llegabas a tiempo.

Este cambio de “tempo” es causado por la historia, en Atelier Ryza nuestros tres protagonistas (Ryza, Lent y Tao) quieren salir de su pueblo para vivir aventuras. Por lo tanto, al no tener ideas fijas (al principio) no tendría sentido que el grupo tuviera que correr para realizar algunas tareas. Es de agradecer que todo sea más pausado, incluso en el desarrollo de personajes, en Atelier Ryza nuestros tres protagonistas tienen motivaciones dispares, pero al final un objetivo común, vivir aventuras y mejorar como personas. Estos pequeños detalles, hacen que el jugador se involucre más en la historia, entendiendo el porqué, por ejemplo, la protagonista decide ser Alquimista o Lent quiere ser guerrero.

En el aspecto del combate nos encontramos con una mezcla de combate por turnos y en tiempo real. Esta combinación de traduce con que el jugador controla a uno de los personajes (puede cambiar en todo momento) y selecciona que acción quiere realizar, pero mientras decidimos la acción sigue, por lo tanto, debemos ser ágiles y a veces lanzarnos al ataque para evitar que el enemigo nos haga demasiado daño mientras pensamos. Más allá del ataque normal existen multitud de ataques especiales que están basadas en un sistema de “órdenes”. Un sistema que no lo había visto hasta la fecha y funciona de la siguiente manera: Si tu utilizas a un personaje y otro personaje te grita que hagas alguna acción, si la realizas, el personaje que te ha dado la orden hace un ataque especial. A nivel jugable es un poco caos, dado que te marcas una estrategia y de repente ves a tus compañeros gritarte cosas y claro, para sacar el máximo rendimiento a los compañeros, te ves forzado a realizar lo que dicen.

En esta entrega, llena de cambios, nos encontramos con un mundo semi-abierto, en el cual podemos ir a donde queramos (hay zonas que se irán desbloqueando conforme avance la historia) pero no se ve tan restringido como en otros juegos de la saga, donde por ejemplo podíamos deambular por la ciudad, pero al ir hacia las zonas de farmeo nos aparecía un mapa para seleccionar que parte de la zona queríamos ir. Esta integración del mundo, también influye en la forma en la que concebimos el farmeo, dado que, en entregas anteriores, las zonas para obtener materiales estaban diferenciadas claramente de las zonas donde se trabajaba o se obtenían misiones; en Atelier Ryza en cualquier lugar podemos encontrar ingredientes, al lado de casa o de camino a las zonas de farmeo.

El aspecto gráfico no destaca especialmente, pero es que, a mi entender, esta saga no necesita de grandes gráficos para ser grandes propuestas jugables. Cada trilogía tiene una ambientación concreta y un estilo propio que te atrapan desde el minuto uno. En Atelier Ryza nos encontramos con una ambientación muy cálida, con colores que recuerdan un poco al verano, a esos momentos sin ataduras y con ganas de aventuras que todos hemos vivido a lo largo de nuestra vida. El diseño de los personajes es algo alucinante (como en todos los juegos de la saga), cuidados al milímetro y con diseños que recuerdan a las mejores series de anime.

La combinación de ambientación soleada, grandes personajes y buen sistema de combate, hacen de este título una gran opción para aquellos que quieran jugar a un JRPG sin prisas, con mucha calma y disfrutando del mundo que nos propone Atelier Ryza. La exploración es un punto clave, dado que podremos encontrar desde zonas nuevas para obtener ingredientes totalmente desconocidos, hasta enemigos poderosos que al derrotarlos nos recompensan con nuevos objetos o acceso a zonas secretas.

Como conclusión, Atelier Ryza es un golpe en la mesa por parte de GUST para reivindicar el lugar que le corresponde a la saga y atraer a nuevo público que desconocía de la misma. Un juego fresco, con mucho contenido y con añadidos a la saga que le vienen genial. Con la remasterización de la trilogía Atelier Dusk a la vuelta de la esquina, ¿a que esperáis para adentraros en la saga Atelier? Por mi parte, voy a seguir con mi compañera Ryza que me tiene enganchadísimo.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Cerrar