Escrito por 17:49 Artículos • 6 Comments

¿Como se siente Metroid Prime en 2020?

Casi 20 años después nos ponemos el traje de Samus Aran para ver como le han sentado los años

Creo que todos tenemos esa clásica lista de cosas pendientes que nos mira de forma acusatoria. Ya sean de series, películas, libros que leer o actividades de realizar. Pero con la fantástica oferta cultural que tenemos hoy en día, es normal estar abrumados tratando de consumir todo el contenido de enorme calidad que hay ahí fuera esperándonos. Este ha sido mi caso con la saga de Metroid Prime, una asignatura pendiente que he ido dejando hasta hoy.

Esto que quede como un secreto entre tu y yo, lector. Pero por más que lo he intentado, el género de los metroidvania no va conmigo. He probado con sus mejores exponentes, con joyas ocultas y con auténticas obras maestras y no hay forma. Hay algo en esa fórmula de backtracking y exploración que me cabeza no ha terminado de encajar… hasta hoy.

La saga de Metroid Prime se compone de 3 juegos que salieron para GameCube y Wii entre los años 2002 y el 2007. Estamos por tanto ante un trilogía que tiene ya casi 20 años de historia a sus espaldas y que hoy en día espera una cuarta entrega con muchas ansias. Aprovechado el confinamiento, he aterrizado en su primera entrega para reconciliarme con el género y para descubrir si por la saga habían pasado el peso de los años. Como adelanto os digo que la misión ha sido todo un éxito.

Soy Samus Aran

Unas pocas horas dentro de su universo me bastaron para darme cuenta de que estaba ante una experiencia totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado. Que el juego te sitúe dentro del casco de Samus no es una decisión baladí, sino que es una parte fundamental para todo el discurso que plantea.

Poder ver los bordes del casco o su interfaz diegética con la barra de vida o el número de misiles refuerza la sensación de estar explorando un planeta desconocido de primera mano. Desprenderse de la sensación de estar controlando un personaje para dejar que te metas de lleno en la aventura es una decisión más que acertada que no ha envejecido nada. Además, si buceamos un poco por sus menús podremos ajustarla a nuestro gusto, cambiando la opacidad de sus elementos si nos resultan muy molestos.

Aunque a decir verdad, recomiendo encarecidamente colocarlos con muy poca transparencia. Parte de la sensación de reclusión que nos trata de trasmitir pasa meternos la idea de que nuestro visor es el único elemento que nos separa del mundo hostil.

La perspectiva favorece además la sensación de alerta constante que tienes durante todas tus sesiones de juego. Tu rango de visión es relativamente pequeño y sumado a los elementos de la interfaz, ese sentimiento de ser un explorador que tiene que estar atento a cualquier movimiento se multiplica por varios enteros.

Las pistolas de Time Crisis

Quizá algunos no lo sepáis pero el Metroid Prime original llegó para las GameCube de todo el mundo en el 2002. Por lo tanto, el control original estuvo pensado para ser utilizado con sus dos joysticks y demás botonería del mítico mando morado. Tengo que reconocer que no he podido probarlo con dicha configuración, pero la traslación al WiiMote es magistral.

De nuevo, refuerza todavía más el hecho de sentirte como un auténtico explorador espacial. Esto quizá sea muy personal, pero adoro los juegos del género on-rail shooters. Por supuesto que aquí el movimiento es libre y se aleja de las convenciones de esta clase de juegos, pero la sensación de disparo, gracias a la perspectiva que tenemos del blaster y el control por movimiento del mando.

Quizá el uso de los misiles o cambiar entre dispositivos no sea lo más fluido del mundo, pero no resulta tan molesto a la que te acostumbras un poco. Además, la sensación de desplazamiento es muy satisfactoria, sobre todo cuando conoces la zona y puedes ir saltando y disparando con precisión milimétrica porque reconoces cada habitáculo al instante.

Tengo muchísimas ganas de ver como se adapta a Nintendo Switch, ya que su control por giroscopio ha tenido un buen resultado en títulos como Splatoon 2, así que me da curiosidad como se siente en un formato portátil. Creo que puede añadir un punto curioso a la experiencia de estar dentro del traje de Samus.

El alienígena eres tú

Los entornos y la exploración de Metroid Prime son los elementos que menos han envejecido de todo el conjunto. De hecho, me atrevería a decir que no le han pasado los años, hasta el punto de que podría salir hoy mismo y se sentiría igual de fresco que entonces.

Prime es un metroidvania en tres dimensiones, con todo lo que ello implica. Tendremos zonas inaccesibles hasta que no recuperemos ciertas mejoras, habrá que pasar por las mismas salas para descubrir habitaciones nuevas, conseguiremos atajos que interconectan todas las zonas…

Todas las mecánicas típicas de esta clase de géneros se encuentran trasladadas a la perfección. Si a eso le sumamos su particular diseño de los ambientes, nos queda un ritmo jugable de recompensa y asombro casi constante. La sensación de ser un explorador en un entorno hostil y desconocido es fantástica y los más curiosos se verán recompensados con piezas de lore que ayudan a comprender un poco mejor el entorno en el que estamos.

Quizá mi única pequeña pega con esto sea el escáner, que suele ser una mecánica más o menos recurrente en una gran variedad de juegos pero en este se puede llegar a sentir algo pesado. Debo decir que las descripciones de los enemigos y del entorno están escritas con muchísimo mimo y detalle. Realmente sientes que estás descubriendo y analizando una nueva especie. Pero a veces es necesario para ciertos puzles y mecanismos, con lo que espero que le den una vueltecita para el próximo título.

Metroid Prime 4 es el gato de Schrödinger

Siendo sinceros, ha pasado tanto tiempo desde la última entrega que los fans ahora mismo tolerarían cualquier cosa. Si el próximo juego es igual de bueno que los anterior, aunque sea algo continuista, lo vamos a apreciar igualmente. Tanto la segunda como la tercera entrega de hecho parten un poco de esta premisa y no hubo muchas quejas en ese entonces, todo lo contrario.

Pulen ciertos aspectos del título anterior, como poner accesos directo algo más rápidos y cómodos, a la vez que añaden algún detalle nuevo a la mecánica principal, como la corrupción. Por eso mismo, creo que la cuarta entrega en un estado intermedio. Lo tiene muy fácil para contentar a los fans porque parte de una base muy sólida que hace mucho que no vemos.

Ahora bien, si pretenden hacer que sea el siguiente paso en la saga, van a tener un duro trabajo por delante. Parten de un pilar muy sólido y pulido que me cuesta imaginar como podrían perfeccionarlo más. Estoy convencido de que añadirán alguna mecánica nueva propia de la ciencia ficción como saltos temporales o viajes en la nave. Pero tengo muchas ganas de ver que idea revolucionaria, al igual que hicieron con Breath of the Wild, aportan a este género para volver a alzarse como el mejor de toda la galaxia.

(Visited 685 times, 1 visits today)

Ingeniero informático en proceso y escritor frustrado. Me forjé con las portátiles y todavía sigo con ellas. Estoy en esta tripulación para poder narrar mis aventuras como jugador y divagar sobre esta preciosa industria. En la actualidad soy entrenador de los Alas Nocturnas y maestro de la Llave Espada a tiempo parcial.

Cerrar