Escrito por 15:18 Artículos • One Comment

Dawn of Fear, el mejor homenaje al survival horror | PSTalents

El pasado viernes 22 de noviembre tuve la oportunidad de conocer a los desarrolladores de algunos de los juegos del PSTalents que se están llevando a cabo en Valencia. Mi idea de asistir allí, más que para probar el juego en sí, que ya se ha podido ver en diversas ferias, era la de charlar. La de conocer a las caras detrás del proyecto. Y poder escuchar de primera mano como nace la idea que se transforma en un juego.

El pasado viernes 22 de noviembre tuve la oportunidad de conocer a los desarrolladores de algunos de los juegos del PSTalents que se están llevando a cabo en Valencia. Mi idea de asistir allí, más que para probar el juego en sí, que ya se ha podido ver en diversas ferias, era la de charlar. La de conocer a las caras detrás del proyecto. Y poder escuchar de primera mano como nace la idea que se transforma en un título como este.

El origen de Dawn of Fear es quizá de los más puros que he escuchado nunca. No buscan ocultar los referentes que han tomado o tratan de vestirlo con otras palabras. A ellos les encanta la saga de Resident Evil. Los han jugado a todos varias veces. Y ahora, han querido hacer su propia versión. Y creo que no hay homenaje posible que sea mejor que este.

Un título que conoce de sobra el referente que está utilizando. Que es perfectamente consciente de como está el mercado actual. Y han conseguido hacer un ejercicio de funambulismo extremo pero preciso entre ambos mundos. Aquí los elementos clásicos y los modernos se unen en una experiencia nueva con aires de antaño.

Donde la cámara fija no es una solución a un problema si no un recurso indispensable para la experiencia final. Hacer que el jugador solo pueda ver lo que tú quieras que vea te permite tomar una serie de decisiones creativas la mar de acertadas. Ya que cada habitación, cada nueva pantalla, es una postal terrorífica con sus ángulos de cámara y composición brillantes.

Pero recordemos, clásico y moderno. Por lo que aquí la cámara fija goza de una pequeña actualización que le añade algo de dinamismo. Puede desplazar con nosotros en situaciones específicas, como pasillos largos o bajando una escalera. Especial mención a este último, donde el efecto de cámara es espectacular. O el detalle de otra habitación donde, al entrar, ves a tu personaje desde fuera de la ventana de la estancia. Son estos pequeños detalles de pureza los que te redondean el producto final.

Aunque este no ha sido el único sistema que ha sufrido de una ligera modernización. Cuando llega el momento de tener que disparar, utilizaremos un control ya más que conocido de apuntado a tres alturas. Pero este se ha vuelto algo más fluido gracias al botón de recarga colocado en el gatillo, que nos evitará las vueltas innecesarias por los menús. Eso si, acuérdate de ir contando las balas que te quedan porque ningún contador lo va a hacer por ti. Sería una lástima que fueras a disparar y no saliese nada, ¿verdad?

Y ya que hablamos de interfaces, no me puedo ir sin comentaros esto. Quizá sea algo muy personal, pero es que me encantan las interfaces diegéticas. Los menús que forman parte del universo del juego en lugar de ser elementos ajenos que, en ocasiones, pueden sacar de la experiencia. Me sorprendí al ver que mi inventario, donde tenía acceso a los objetos recogidos o las notas, se trataba de un cuaderno. Donde todos los elementos se encontraban dibujados a lápiz, ya que a nuestro protagonista le gusta dibujar.

Si hablamos de modernización en los sistemas no puedo pasar por alto sus curiosos puntos de guardado. Aunque pueden recordar a las míticas de las cintas de Resident Evil, aquí lo han resuelto en un punto intermedio la mar de inteligente. Podremos guardar nuestra partida en ciertos puntos marcados por un candelabro, compuesto por un número específico de velas rojas. Encender una nos permite salvar nuestro progreso a cambio de ir reduciendo el número de velas disponibles.

De nuevo, son estos pequeños detalles los que terminan de rematar un tipo de juego que ya conocemos de sobra pero que vuelve con cara nueva. Un juego donde por otro lado, pesan más los puzles que los disparos. Aquí volvemos a la búsqueda de objetos. Al desafío en si mismo que supone explorar el mapa. Por lo que los amantes del misterio, de leer notas para desenvolver la historia y de romperse los sesos para pasar a la próxima habitación, podéis estar de enhorabuena.

De hecho, todo aquel amante del estilo clásico de los survival horror puede estar contento. Dawn of Fear se ha creado por gente amante del género igual que . Los cuales han hecho un excelente equilibrio entre ambas épocas. No es un juego de antaño llevado a nuestros tiempos, si no un juego con vigencia que recuerda a los de antaño. Al igual que dije en mi reseña de Aggelos, el buen diseño no envejece. Y menos si se hace con esta atención por el detalle que ha tenido la gente de Brok3nsite.


Gracias a la plataforma PSTalents, a Lanzadera y al equipo de Brok3nsite por la oportunidad de probar vuestro juego y entrevistaros en persona.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Ingeniero informático en proceso y escritor frustrado. Me forjé con las portátiles y todavía sigo con ellas. Estoy en esta tripulación para poder narrar mis aventuras como jugador y divagar sobre esta preciosa industria. En la actualidad soy entrenador de los Alas Nocturnas y maestro de la Llave Espada a tiempo parcial.

Cerrar