Escrito por 16:44 Análisis, Artículos, Destacado
• 5 minutos de lectura

Hablemos de la belleza de The Pathless

GiantSquid nos vuelve a regalar un viaje único, inolvidable e irrepetible pero ante todo deslumbrante.

Antes de entrar en materia con el juego, me gustaría hablar de GiantSquid, el estudio responsable del desarrollo de The Pathless y que en su momento llevó a cabo el desarrollo de Abzu, una aventura que sorprendió bastante por la gran personalidad que poseía.  Lo que está claro es que este estudio indie situado en Santa Monica, busca aportar algo diferente a la industria de los videojuegos. Obras que tengan su sello propio y se diferencien de muchas de las similitudes que comparten los triple A hoy en día. Es cierto, que este videojuego coge mecánicas de Shadow of The Colossus, pero, aun así, consigue tener personalidad propia. Con Abzu tuvieron bastante éxito y crearon una aventura única con un apartado artístico precioso porque si hay algo por lo que se caracteriza este estudio es por el talento que tienen en ese aspecto. Y no es de extrañar, teniendo en cuenta que, el fundador del estudio (Matt Nava) fue en su momento el director de arte de las obras ‘Journey’ y ‘Flower’.

Una hermosa aventura

La premisa de The Pathless es simple, el antagonista principal, el Asesino de Dioses ha tomado por la fuerza la posesión de cuatro criaturas legendarias y está utilizando el poder de estas mismas para sembrar el caos en los cuatro reinos. Esta aventura nos introduce a la última Cazadora, la heroína de la aventura, una habilidosa arquera que tiene en sus manos salvar a los cuatro reinos de la oscuridad. Nuestra querida cazadora pronto comprender el poder de la amenaza a la que se enfrenta y como para derrotarla debe aliarse con la deidad suprema: la gran águila y así poder liberar a las criaturas legendarias de la influencia del Asesino de Dioses. Una historia bastante sencilla ¿no? Pero funciona a la perfección, ya que no es más que una excusa para adentrarnos en la trabajada exploración de este título. Porque The Pathless es un juego que incita al jugador a ser curioso y a vivir una aventura en el sentido más profundo de la palabra. No existen facilidades a la hora de orientarse, apenas hay ayudas o pequeñas pistas para saber a donde desplazarnos y es el propio jugador el que debe encontrar el camino. Se agradece que existan desarrolladores que se arriesguen a hacer videojuegos que no den facilidades en la exploración para que la satisfacción de encontrar algo sea mucho mayor. Es cierto que no toda la exploración es perfecta en The Pathless puesto que, aunque el juego cuente con secretos, y puzles para dotar al viaje de mayor variedad, muchos de ellos acaban pecando de repetitivos y podían haber sido mejor trabajados, pero nada que empañe esta disfrutable aventura.

Hay un elemento en esta maravillosa obra que refuerza lo satisfactoria que puede llegar a ser la experiencia y es el movimiento que me parece con diferencia uno de los puntos fuertes del juego. En The Pathless, trasladarse por el mapa no se hace aburrido y pesado, gracias a una mecánica que consigue hacer que el hecho de buscar secretos o rutas más inaccesibles en el mapa sea algo adictivo. El movimiento está asociado a la capacidad de la última cazadora de hacer sprint y de su arco, el sprint está compuesto por una barra de energía que se agota, pero gracias a los símbolos flotantes existentes en el mapa podemos recuperar energía más rápidamente disparando nuestro arco y así estar en movimiento permanentemente mientras disfrutamos de lo precioso que es el mapeado.

Batallas finales con tintes épicos

Este fresco videojuego, mima muchísimo las batallas finales contra las criaturas legendarias que se encuentran bajo en influjo del villano principal. Estas contiendas son el objetivo principal del título antes de enfrentarnos al Asesino de Dioses y consiguen hacen un gran uso del arco de la cazadora, permitiéndonos diferentes movimientos para así conseguir que estos enfrentamientos sean aún más dinámicos. Porque los jefes finales en The Pathless están divididos en diferentes etapas, a cada una más espectacular que la anterior alcanzando en muchas ocasiones niveles de espectacularidad vistos en Shadow of The Colossus (salvando siempre las distancias). Todas las criaturas legendarias tienen sus pautas y sus rutinas dándole más variedad a cada jefe, además de añadir una escaramuza previa en forma de sigilo donde hay que dar esquinazo a la criatura antes de pasar al verdadero enfrentamiento con ella. Cabe mencionar que The Pathless es un juego donde no puedes morir y eso puede restar bastante la inmersión ante la espectacularidad de los combates que estamos viviendo. No es un juego desafiante y aquí depende mucho del jugador si lastra más la experiencia de estos enfrentamientos o no lo hace.

Una compañera inolvidable

¿Recordáis como he mencionado anteriormente que nuestra querida cazadora tenía que formar alianza con una deidad para poder derrotar al Asesino de Dioses? Esta deidad, la gran águila será una compañera que dejará huella durante toda la aventura tanto en el jugador como en nuestra cazadora. Nos acompañará durante toda la hazaña, permitiéndonos realizar acciones que serían imposibles de llevar a cabo sin su inestimable ayuda tales como elevarnos en el cielo para así poder alcanzar sitios que a priori parecían inaccesibles o resolver desafíos y rompecabezas. El juego a pesar de ser corto, tiene a nuestra compañera muy presente durante toda la aventura y logra que le cojamos mucho cariño.

Apartado artístico y musical

El apartado musical del título es de un nivel sobresaliente, apostando por un toque más minimalista y un sonido ambiental que acompaña a los grandes momentos de exploración de la aventura. El acompañamiento que hace de los constantes merodeos del jugador es soberbio y consigue contraponerlos de manera excelente a los momentos donde existen emociones más fuertes como los jefes finales.

En cuanto al apartado artístico ya mencionado anteriormente en el inicio del artículo, cabe resaltar que estamos ante uno de los videojuegos más bonitos de los últimos años. Realizado con un dibujado muy similar al cell shading, pero sin ser exactamente lo mismo, impregnar al escenario de una personalidad y belleza dejándonos unos paisajes para quedarnos boquiabiertos continuamente.

En definitiva, estamos ante un título fresco, divertido, hermoso y con mucha personalidad que recomendamos jugar. Es una gran experiencia para desconectar y cambiar de los triple a tradicionales y no se hace para nada pesado y largo. Si vamos directamente a por los jefes finales, esta obra cuenta con unas 5 horas de duración haciéndolo bastante corto, y en el caso de que queramos explorarlo todo y conseguir todos los trofeos que posee el título, nos puede llevar entre 10 y 15 horas de duración. GiantSquid ha demostrado que tiene potencial para hacer obras muy ricas y disfrutables sin tener los recursos que poseen estudios más grandes y espero que en un futuro nos sigan brindando títulos tan diferentes.

Por último, queremos agradecer a Meridiem Games la oportunidad de habernos cedido el código para probar y disfrutar de The Pathless, una muestra más de como GiantSquid va afianzando su identidad dentro de la industria del videojuego creando títulos únicos que merecen ser probados por los jugadores.

(Visited 44 times, 1 visits today)
Cerrar