Escrito por 17:26 Artículos, Destacado
• 5 minutos de lectura

Insomnis, el terror como eje narrativo de la mano de Path Games

A veces, las cosas no son lo que parecen. A veces, simplemente es mejor no mirarlas, dejarlo como están… pero, a veces, hay que enfrentarse a ellas.

Siempre he sido un fan incondicional del género de terror. Lo peor es que no se decir por que, ni desde cuando. Cosa que me inquieta y me alivia a partes iguales. Es por ello que siempre busco nuevas propuestas que me cuenten esa historia que nadie quiere contar. Ese misterio que toda casa encierra o esas apariciones de las todo el mundo habla pero nadie se atreve a descubrir.

Esto fue lo que me llamó la atención la primera vez que vi a los chicos de Path Games con su proyecto: Insomnis. Os hablo de 2019. Por aquel entonces la historia tenía una forma muy concreta y oirles hablar con ilusión de ella, hacía que tú mismo te ilusionases. Eso sí, aún faltaba por perfilar el envoltorio a través del que iba a ser contado. Dos años después (parece que fue ayer) puedo escribir este texto, sabiendo de donde viene Insomnis y donde ha llegado.

La historia. Un puzle más.

Sorprender en el género de terror es complicado. Las viejas fórmulas que siempre han funcionado para los amantes de este tipo de juegos, poco a poco van notando el desgaste producido por el exceso de uso. Si a esto le sumamos un interés mínimo del público general, acostumbrado a las experiencias rápidas y sencillas, no hay mucho margen para poder destacar.

Sin embargo, Insomnis ha tocado la que considero es un tecla clave para poder ser un juego que habita entre dos mundos. Su objetivo principal busca, de diversas maneras, contar un historia por encima de todo. Es el medio que han elegido para hacer funcionar su propuesta y, si hay una atención activa por parte del jugador, se convierte en una máquina bien engrasada. ¿Qué pasa si no existe esta atención? No ocurre absolutamente nada. Como ya os he dicho la magia reside en saber nadar entre dos aguas.

Path Games ha conseguido involucrar al jugador en su narrativa, quiera o no. La resolución de los puzles y los diferentes planteamientos a la hora de progresar son el vehículo que mueve la propia historia. Siempre seremos partícipes de ella. Buscar a conciencia entre los papeles de la casa, peluches u otros elementos, nos otorgarán un conocimiento de su universo más allá de lo que nos cuenta la propia mansión. Acciones que, por otra parte, recomiendo encarecidamente realizar, ya que encontraréis alguna sorpresa que otra.

Por eso, cuando la máquina se pone a rodar (a nivel narrativo) funciona tan bien. Han tenido claro que es lo que querían trasmitir al jugador y lo han plasmado en poco más de dos horas y media de juego.

Como en casa, en ningún sitio

Insomnis ha querido revivir el espíritu más clásico del género donde la primera persona, los puzles y el escenario más tétrico posible son los pilares fundamentales. Tiene una mezcla bien balanceada de cada, donde los puzles o el concepto de terror no están por encima de la historia y viceversa. Sin ir más lejos, los veteranos del género enseguida reconocerán algún que otro patrón que les resultará familiar durante algún tramo. Esta sensación de “estar en casa” puede ser negativa dependiendo de quien tenga el mando en las manos, pero en mi caso, fue algo positivo que acepté como un guiño al género.

Los puzles y las situaciones que tendremos que resolver no son complejos, pero si variadas. En muchas ocasiones el propio juego rema a favor para evitar un estancamiento. Su razón de ser no es la complejidad, es la de trasmitir. Es más, (barriendo para casa) muchas de sus mecánicas podrían estar incluidas en una sala de escape real. Puzles lógicos que llevan de A a B, y a veces hasta C. Aquí es donde, junto con una buena recreación de la casa, creo sinceramente que Path Games ha hecho un buen trabajo, tanto artístico como jugable.

Hablemos del nivel de terror. He visto gente por redes sociales pasándolo realmente mal con según que situaciones, por las que yo he pasado con un leve susto. El miedo es libre, dicen. En este aspecto si que he echado en falta algo más de miedo psicológico por encima del susto “con sonido”. Me da rabia porque Insomnis tiene una ambientación increíble. Se presta a dudar de cada esquina, de cada puerta y de cada paso que damos, pero sin embargo podemos pasear con total tranquilidad por la casa una vez hecho el primer reconocimiento.

Aun así, Path Games intenta siempre mantenernos alerta y crear este terror psicológico por medio del sonido. Un sonido ambiente que va cambiando conforme nos movemos por la casa, muy logrado, al que le han añadido momentos de tensión para simular un peligro en ciernes. Para mí, no ha sido suficiente. Las primeras veces buscaba el peligro; conseguía su objetivo que era mantenerme en tensión.

¿Eso estaba así?

Al cabo de un rato, el efecto tensión se pierde al comprender que no va a ocurrir nada y estos momentos de tensión dejan de tener su razón de ser para convertirse en algo más que hay de fondo. Repito, me da rabia, porque hay momentos en los que sí utilizan los recursos que tienen a mano para crear esa duda en el jugador. Hay momentos en los que te preguntas “¿eso estaba así?” o “¿eso de ahí se está moviendo?”. Momentos que he disfrutado mucho más ya que buscaban incomodar al jugador creando una sensación extraña en detrimento del susto fácil.

Insomnis

Creo sinceramente que Insomnis es un buen juego. Como he dicho al principio crear una experiencia diferente, de un género que carga con tantos títulos a sus espaldas, es complicado. Por eso, la mejor baza es centrarse en lo que realmente quieres trasmitir. En mi caso Path Games me atrajo por el género de terror y me he terminado quedando por su historia, contada a través de los interlocutores más inesperados. También hay hueco para los “si hubieran hecho esto”, “si hubieran implementado lo otro” que caen por su propio peso en el gusto personal de cada uno.

Insomnis es lo que es. Una propuesta que busca traer una experiencia angustiante, a través de su historia y sus puzles. Cuanto más conoces, más perturbadora se vuelve. Cuanto más avanzas, menos quieres saber cual será el final. Crear ese sentimiento es complicado. Llevarlo a cabo durante casi tres horas, más aún. Por eso creo que tiene mucho mérito lo conseguido por Path Games, sobre todo cuando miras lo que pueden hacer en un futuro.

Insomnis es lo que es… una base sólida, de la que espero sea un prometedor futuro como desarrolladores para Virginia y Gonzalo.

Insomnis es lo que es… la prueba fehaciente de que la pasión y el esfuerzo tiene su recompensa.

Enhorabuena equipo.

(Visited 48 times, 1 visits today)

Con un mando entre las manos desde el 92. Crecí con un dragón morado, un erizo azul y un fontanero que no se dedica a la fontanería. De mayor intenté comerme la tarta... pero era mentira. Retarme a un duelo de insultos puede ser una decisión mortal. Y por si fuera poco, dirijo una isla de monos... por lo que de mayor ¡quiero ser un gran pirata!.

Cerrar