Escrito por 15:39 Artículos • One Comment

Luigi’s Mansion 3 tiene espíritu de juego retro

Cuando se me pidió hacer un artículo sobre Luigi’s Mansion 3 no sabía qué me iba a encontrar. No había jugado a ninguna entrega anterior y tenía miedo de perderme un hilo argumental, que por suerte apenas tiene. Después de jugarlo y reflexionar sobre ello, me hallo con sentimientos encontrados, una situación difícil de afrontar.

Como en las entregas anteriores, controlamos al miedoso Luigi que debe rescatar a sus amigos y su hermano Mario del Rey Boo. Este los ha hecho prisioneros en una ubicación poseída, en este caso un hotel, por fantasmas hostiles fieles al Rey Boo. No voy a dedicarle mucho más a la trama del juego y trataré de forma exclusiva el juego en sí.


A succionar fantasmas como siempre y poco más

El juego se presenta de forma sencilla, hay que ir por los pisos del hotel para conseguir los botones del ascensor para así ir a los otros pisos y llegar a dónde se encuentran los principales antagonistas de la historia. ¿La forma de conseguirlos? La misma en todos los casos. Llegas a una planta, resuelves unos mini puzles para seguir avanzando mientras enfrentas unos cuantos fantasmas y luego te enfrentas a un fantasmón que al derrotarlo hace entrega del siguiente botón.

Esta mecánica es simple y funciona bien, pero se vuelve monótona y repetitiva en si uno lo piensa fríamente. Sin embargo, la ambientación de cada planta y los detalles del juego la hacen más llevadera y entretenida, y este es otro aspecto para destacar de este juego.


Otro juego de Nintendo que destaca por detalles

Lo que he ido observando durante mi partida es que Nintendo ha sabido pulir el juego y darle una gran cantidad de detalles que varias veces me han sacado una sonrisa. Ejemplos de estos son las animaciones de los personajes que encajan perfectamente según la situación o la presencia del Virtual Boo, un gadget que nos permite la comunicación con el Profesor Fesor y es además el que nos brinda el menú del juego, una referencia a la desastrosa Virtual Boy de Nintendo, un detalle que me ha causado una risa tonta y demuestra que Nintendo ha sabido ver con cierto humor esa parte de su historia.

También cada planta tiene una ambientación distinta y muy cuidada. Desde la típica sala de calderas a un jardín botánico, pasando por un estudio de cine o el antiguo Egipto. Motiva a uno a superar cada planta, ver que es lo que depara en la siguiente y forman un juego de lo más bonito.


Un juego muy bonito con una mecánica simple, pero…

Luigi’s Mansion 3 es un juego muy bonito con una mecánica muy sencilla, pero peca de algo muy grave, la manejabilidad de los controles. En ningún momento de la partida me he sentido cómodo con los controles, menos con los controles de dirección del personaje durante el uso del Succionaentes y sus diversos gadgets. En más de una ocasión he perdido toda la salud de Luigi por la mala adaptación de estas direcciones que no termina de cuajar. Situaciones inverosímiles como absorber otros elementos en vez del fantasma en cuestión u otros objetos. El apuntar el Chupoun se hace imposible, un gadget que permite disparar desatascadores que se enganchan en determinados objetos para luego poder tirar de él. Y con el uso del giroscopio de la consola ya se hace más díficil apuntar.

Escenario que comento en el párrafo inferior
Escenario que comento en el párrafo inferior

Junto a la dificultad de los controles se unen otros elementos del mapa. Sí, en el párrafo anterior afirmaba que está muy cuidado en detalles, pero también presenta situaciones de lo más surrealistas. El no poder saltar en general a pesar de tener una propulsión en vertical y con ello no superar ciertos obstáculos del mapa. Una situación que me ha marcado mucho fue la de conseguir una llave que se encontraba en una plataforma de menos de quince centímetros de alto, pero me era imposible acceder a ella de forma normal, con lo fácil que sería dar un paso. Estas situaciones por suerte se encuentran en contadas ocasiones de la partida.


De acuerdo, ¿pero por qué tiene espíritu de juego retro?

Teniendo en cuenta los aspectos anteriores considero que Luigi’s Mansion 3 tiene un espíritu de juego retro. A medida que iba avanzando en el juego sentía como si estuviese jugando a un juego de los años 2000 y volvía a ser un niño. Un menú sencillo como los de antes, como el del laboratorio del Profesor Fesor, un mapa que realmente podría adaptarse a un estilo 2.5D o incluso 2D, una mecánica sencilla, la aparición de ciertos elementos que bloquean el mapa de forma tonta y e incluso los controles complicados de llevar, pero con unos gráficos bien cuidados y pulidos que encajan perfectamente con el estilo Nintendo y con Switch.

El menu que vemos en el laboratorio del Profesor Fesor me recuerda a los juegos de antes

Y seguramente este espíritu está presente debido a la ausencia de cambios en la fórmula del juego. Recordemos que la saga Luigi’s Mansion solo tiene de tres entregas y que cada una fue lanzada en periodos totalmente distintos. La primera para GameCube casi en el 2002, la segunda en los primeros años de vida de 3DS en 2013 y esta ultima a finales de 2019, pudiéndose considerar un juego de 2020, y si algo funciona no lo cambies.


Conclusión, no hay que tenerle miedo a esta entrega si no has jugado a las anteriores

Por mucho que haya criticado los controles y ciertas situaciones, Luigi’s Mansion es un juego que he podido disfrutar y reír con él, adecuado para toda la familia gracias a su forma de adaptar el miedo de una forma divertida. Un juego completamente recomendable para Nintendo Switch y que sirve para pasar muy buenos ratos con él.

Además, ese espíritu retro que tiene me encanta. Lo convierte en un juego que después de pasártelo hace que lo recuerdes con cierto cariño y sabor a nostalgia, a pesar de haber salido a penas unos meses, y dan ganas de jugar a las entregas anteriores, al menos, en mi caso. Me ha devuelto un sentimiento que no me encontraba desde hacía mucho tiempo, el disfrutar el juego cómo si volviera a ser un niño sin preocupaciones. Simplemente pasándomelo bien y sin frustrarme en la mayoría de las ocasiones.

(Visited 66 times, 1 visits today)
Cerrar