Escrito por 17:30 Artículos, Destacado
• 4 minutos de lectura

Si te gustó El juego del Calamar, no puedes perderte estos videojuegos

Si la serie de Netflix te ha dejado con ganas de más, los videojuegos pueden saciar ese apetito con alguna propuesta que otra

El juego del Calamar ha sido un éxito absoluto, eso es innegable. Vista la rápida popularidad de la serie yo mismo me he preguntado qué han hecho bien. Creo que la fórmula ha sabido llegar al público general gracias a la cantidad de influencias de las que bebe. Eso, y sabes mezclar la cantidad justa, añadiendo en el proceso el toque personal de Hwang Dong-hyuk.

La crudeza de las pruebas choca de lleno contra el planteamiento infantil de las mismas, creando una atmósfera única e impactante que dan un sentido perturbador al planteamiento. Estas situaciones ya las hemos vivido en Alice in Borderland, La Purga o incluso Battle Royale, pero no desde una atmósfera tan perturbadora.

Después de ver la serie se me ha abierto el apetito de poder seguir disfrutando del planteamiento pero en un entorno digital. Por ahora, no existe un juego basado en la propia serie, así que lo que voy a intentar es acercar características de ambos mundos para encontrar juegos que se parezcan. He establecido tres patrones que tienen que contener los videojuegos en cuestión: tiene que ser un juego de supervivencia,  tiene que tener pruebas para sobrevivir y tiene que desarrollarse en un mundo distópico.

Es así como he encontrado cinco recomendaciones parecidas al planteamiento que nos ofrece El Juego del Calamar.

Cualquier Battle Royale 

La primera opción es la más lógica de todo el listado: cualquier Battle Royale. La base que sigue El Juego del Calamar está cimentada en la película de Kinji Fukasaku, Battle Royale. PUBG supo explotar esta mecánica para que el género se pusiese de moda de la noche a la mañana. Después vendrían Fortnite, Call of Duty: Warzone o Apex Legends dentro de un listado que abarca más de 50 títulos basados en el Battle Royale, solo durante 3 años.

Para hablar de lo típico, no habría añadido este apartado. Como ya conocéis bastante sobre estos títulos quiero hablaros de propuestas como Spellbreak, donde las armas son sustituidas por hechizos y habilidades para acabar con nuestros enemigos.

Otra propuesta con encanto es Tetris 99 donde, utilizando la base del popular juego de puzles, tendremos que hacer líneas más rápido que los otros 98 oponentes. Por nombrar uno más actual (acaba de salir hace escasas semanas) tenéis Vampire: Blood Hunt donde diferentes clases de vampiros se enfrentan hasta que solo quede uno en pie.

Fall Guys 

Nada más empezar el primer juego de la serie pensé automáticamente en esta propuesta, no se por que. Fall Guys tiene un concepto más cercano a Humor Amarillo que a Battle Royale pero al final es la mejor representación de El Juego del Calamar. 100 participantes, con un solo ganador, muchas pruebas diferentes y un suculento premio.

Lo bueno que tiene Fall Guys es que su planteamiento es muy simple. Solo tendremos dos acciones para ganar cada prueba y muchas pruebas diferentes para pasar un buen rato. Además, aunque tenga un planteamiento simple, dominar todas las pruebas y conseguir una corona requiere bastante habilidad.

Un juego muy válido para jugarlo individualmente pero que, añadiendo amigos, aumenta la diversión.

The World Ends With You

Tengo que confesaros que este juego fue el culpable de que una Nintendo DS acabase en mis manos. Si bien es verdad que no tiene todos los elementos que tiene un Battle Royale o el propio Fall guys, The World Ends With You es el más fiel a la fórmula que sigue El Juego del Calamar.

En este juego encarnamos a Neku, un chaval que se despierta en una Shibuya alternativa donde tendrá que ir superando cada día una prueba para no ser borrado de este universo. En su camino tendrá que ir descubriendo que está ocurriendo esta realidad, mientras cumple las misiones para no ser eliminado. Y hasta aquí puedo contaros.

Se podría decir que este juego inspiró a otras obras, tanto por su apartado artístico como por la jugabilidad. El combate se basa en realizar determinados movimientos en la pantalla táctil para realizar los ataques. Si no tenéis a mano vuestra Nintendo DS no os preocupéis porque Nintendo ha llevado este juego tanto a Android como a Nintendo Switch en varios “remix”.

Saga Zero Escape

Otro de mis videojuegos favoritos de este macabro género es la saga Zero Escape. La premisa de esta saga es encerrar a 9 personas, llevarlas al límite en todo tipo de juegos macabros y regarlo todo un toque de aventura gráfica/escape room.

De alguna forma es el padre (digitalmente hablando) de este tipo de universos. Además, al ser una visual novel, la carga narrativa tiene mucho peso y cada personaje tiene su propósito en la historia. Si conocemos el pasado de cada personaje podremos descubrir datos importantes de cara a enfrentar cada prueba. 

Lo bueno de esta saga es la mezcla perfecta entre narrativa y puzzles tipo escape room. Cada parte tiene su importancia y no deja en segundo plano a la otra. La saga cuenta con tres entregas y, aunque se lanzó originalmente en Nintendo DS, hay un recopilatorio lanzado en 2017 para PS4 con las dos entregas más antiguas.

Birth ME Code

Me he dejado para el final un título que me ha llamado la atención. Bebe directamente de Zero Escape pero toma su propio camino. Se llama: Birth ME Code. En esta entrega no encarnamos a ninguno de los personajes que participan en el juego, si no a Pandora, la Game Master.

Tiene también una estructura tipo visual novel y, en determinados momentos, tendremos que resolver algunos puzles para continuar. Además tendremos que tomar decisiones que cambiarán la historia por completo de los nueve participantes que concursan en este macabro juego.

La estética sigue un poco el camino de Zero Escape, aunque aquí los participantes llevan máscaras para deshumanizar a los participantes y que nuestra decisiones sean lo más imparciales posibles. Eso sí, el juego tiene dos problemas y una cosa buena.

Lo bueno es que tiene una demo en Steam por si queréis probarlo. Lo malo es que es la segunda entrega de la saga (el primero es Head As Code) y además no está en Español. Una excusa más para poder practicar vuestro inglés.

(Visited 64 times, 1 visits today)

Con un mando entre las manos desde el 92. Crecí con un dragón morado, un erizo azul y un fontanero que no se dedica a la fontanería. De mayor intenté comerme la tarta... pero era mentira. Retarme a un duelo de insultos puede ser una decisión mortal. Y por si fuera poco, dirijo una isla de monos... por lo que de mayor ¡quiero ser un gran pirata!.

Cerrar