Escrito por 16:25 Artículos, Destacado
• 7 minutos de lectura

9 alternativas para aguantar la espera de Diablo 2: Resurrected

Blizzard ha vuelto a despertar en nosotros el deseo de Diablo con el anuncio de Diablo 2: Resurrected. En este texto encontraréis 9 títulos que calmaran vuestra sed de ARPG

Blizzard lo ha vuelto a hacer. Cuando creíamos que ya estábamos curados de remasters, remakes y refritos varios, jugaron una carta que iba dirigida directamente al corazón de los más nostálgicos. Diablo 2 resurgirá – una vez más – este mismo año para volver a llevarnos hasta Diablo una vez más. La fecha aún no está clara pero, con el anuncio del lanzamiento y los vídeos lanzados estas semanas, las ganas de volver a Diablo han aumentado.

Es por ello que en este texto, os traigo unas cuantas alternativas para aligerar la espera del lanzamiento, ordenadas por fecha de lanzamiento. Todos ellos comparten género, mecánicas y la vista isométrica caracterísitca de Diablo – por no decir que son versión inspiradas en el juego de Blizzard -, los podéis encontrar en PC y algunos también tienen también versión para consolas. La diferencia reside en la ambientación, la historia y las mecánicas especiales de cada título, por lo que seguro que encontráis algo que os llame la atención.


Sacred

Las áridas tierras de Ancaria pusieron en el mapa a Ascaron una desarrolladora afincada en Alemania que le ha dado bastantes alegrías a FX Interactive. Sacred se lanzó en 2004 para PC y en seguida tomó bastante fama por su apuesta clásica parecida a Diablo pero con un mundo rico y vivo donde se desarrollaba una gran historia.

La inmensidad del mapa, dividido en biomas que teníamos que ir recorriendo, la cantidad de misiones secundarias que hilaban a la perfección con la historia y clases muy diferenciadas entre sí – seis en total – llevó a Sacred a ser una de las mejores alternativas a Diablo. Además, la versión gold que se puede conseguir en Steam, trae la expansión Underworld que añade dos personajes más al juego y expande la historia allí donde terminan los acontecimientos del juego base.

Si os interesa y os llama la antención, Sacred tiene tres entregas pero desde aquí, os recomiendo solo la primera ya que, con las dos siguientes intentaron experimentar y no les salió del todo bien. Sacred 2 vuelve a ser un juego de rol pero tiene un toque 3D que se cocha un poco con la vista isométrica. Por su parte Sacred 3, se aleja del rol puro para intentar adaptar el concepto a consola creando una especie de hack and slash/isométrico que nada tiene que ver con Sacred.


Titan Quest

Parece mentira que ya hayan pasado más de 15 años desde el lanzamiento de Titan Quest. Este título desarrollado por Iron Lore y THQ Nordic cambiaba la ambientación de Diablo para irse directamente hasta la antigua Grecia y aprovechar la mitología para crear todo un universo alrededor de ello. En su momento fue considerado el sucesor de Diablo 2 ya que en la época no había un juego tan completo, sobre todo en la personalización del personaje.

Si os gusta el género ARPG y la mitología griega, con Titan Quest tendréis para más de 25 horas de juego, sin contar las misiones secundarias que amplian la trama principal y profundizan en el Olimpo a través de conversaciones y cinemáticas. Además, si se os queda corto, existe la Anniversary Edition – lanzada en 2016 – donde añaden la mitología nórdica y una aventura en busca de la Atlántida.


Bastion

Para mí Bastion es ese juego que te sumerge en el universo indie del que no hay vuelta atrás. Aunque no es un ARPG puro tiene los elementos necesarios para que la experiencia sea muy parecida a lo que nos podríamos encontrar en Diablo. Su diseño se basa en niveles, no en un mundo abierto, donde tendremos que cumplir las misiones que nos vayan encargando a la vez que nos van contando la historia en base a conversaciones que tiene el protagonista: “The Kid”

Tras cada nivel visitaremo Bastion donde podremos vender todo lo que hayamos conseguido y además equiparnos y mejorar nuestras características para seguir avanzando. Además de ser un buen ARPG el juego cuenta con una banda sonora y un apartado gráfico sublimes que, nivel tras nivel, se va superando. Una autentica joya que tenéis que jugar y que podéis probar si no os he convencido.


Torchlight

Torchlight ha sido una saga que, comenzó modestamente, y que ha ido evolucionando y añadiendo mecánicas a su fórmula hasta llegar a las tres entregas. La primera entrega de esta saga es la versión más amigable de Diablo 2, tanto en mecánicas como en sus apartados visuales. Es un juego directo, sencillo, con mecánicas simples y mazmorras autogeneradas (como Diablo 3) pero muy bien ejecutadas que engancha tanto a los fans del género como a los recién llegados. A esta primera entrega se le podría achacar la falta de clases – solo hay 3 disponibles – pero lo compensa con otros apartados que hacen que no lo notemos tanto.

La saga destaca sobre todo por su aspecto más cartoon que sus rivales pero es algo que le caracteriza y que les ha hecho popular. Además, como ya os he dicho, la saga ha ido madurando y tanto en su segunda como en su esperada tercera entrega, han ido implementando nuevas mecánicas a la base por lo que, si no eres muy quisquilloso con la historia, te recomiendo directamente Torchlight II.


Van Helsing

Van Helsing ha tenido muchas representaciones en la literatura, el cine o el anime pero si hablamos de videojuegos The Incredible Adventures of Van Helsing es la referencia clara para el cazador de todo tipo de bestias. Con el nos adentraremos en Borgovia bajo un planteamiento muy parecido a la saga Diablo con algunas modificaciones propias.

Como es lógico controlaremos a Van Helsing por lo que no tendremos clases, si no modificadores para poder adaptar el personaje a nuestro estilo de juego. Además, tendremos una guarida donde mejorar nuestras estadísticas que tendremos que defender de vez en cuando de oleadas de monstruos. Quitando estas peculiaridades el título es un ARPG puro y duro al que podremos jugar junto con otros tres amigos en cooperativo.

Si os gustan las aventuras de Val Helsing ES vuestro juego ya que cuenta con bastantes horas de juego gracias a los DLC y además, tiene una segunda entrega (The Incredible Adventures of Van Helsing II).


Path of Exile

Llegamos a uno de los pesos pesados de la lista. Path of Exile es todo lo que debería haber sido Diablo 3 pero que se quedó por el camino, no sabemos muy bien por qué. Un juego totalmente gratuito que mezcla la fórmula ARPG con el MMO para crear un mundo de fantasía oscura totalmente conectado. Su inspiración clara es Diablo y no se esconden a la hora de plantear la base jugable pero han modificado mecánicas para crear su propia experiencia.

Aunque Path of Exile se parece a Diablo es mucho menos amigable con el jugador nuevo debido a la cantidad ingente de contenido y a sus herramientas de personalización. Es un juego complejo y casi ilimitado donde cada clase tiene un árbol de habilidades tan extenso que nos permite jugar como nosotros queramos. Existen guías y prototipos de personajes – que recomiendo usar las primeras veces – pero aún así veremos como cada personaje tiene millones de configuraciones.

Además, a mi parecer, Path of Exile es mucho más frenético y espectacular que Diablo 3 tanto en habilidades como en los enemigos a los que nos enfrentamos y eso también es culpa de Grinding Gear Games los cuales cuidan su juego al detalle sacando contenido nuevo y expansiones cada poco tiempo.


Grim Dawn

Grim Dawm es uno de esos ARPG que siempre ha estado tapado pese a tener buenas críticas y vender más de 1 millón de juegos. Su base jugable es la de Titan Quest – ya que utiliza el mismo motor – pero cambiamos el Olimpo por un mundo apocalíptico donde la lea del más fuerte es la que impera.

El título se centra mucho en la personalización del equipamiento y las habilidades, con una manera de desbloquearlas en base a las estrellas y su representación. Además el juego integró mecánicas propias de los hack and slash y adoptó las decisiones dentro de las misiones que afectaban al transcurso de la historia. Un juego sólido que respeta el ARPG más puro y que tiene muchísimo contenido vía DLC.


Book of Demons

La papiroflexia llega hasta el ARPG, literalmente. El título es una mezcla de géneros donde el apartado artístico destaca por encima de lo demás. Siendo un ARPG Book of Demons tiene elementos de juegos idle donde avanzaremos por un recorrido mientras matamos a nuestros enemigos a golpe de ratón y habilidades. Nuestro objetivo será llegar hasta los infiernos para enfrentarnos con el mismísimo demonio y acabar con él. Para ello tendremos que ir bajando cada piso hasta llegar a él.

La propuesta es bastante resultona y curiosa aunque, para los más veteranos de los ARPG, Book of Demons se puede quedar algo corto por su lentitud en los combates y porque no es un ARPG al uso. Aún así es una propuesta interesante que está incluída en Game Pass y que os puede apañar la espera hasta Diablo 2.


Curse of the Dead Gods

Cerramos la lista con un juego que salió hace nada y que llega con la intención clara de llamar la atención a los más veteranos del género. Curse of the Dead Gods parte de una base como Diablo pero después reinventa su propio concepto para traernos algo más cercano al hack and slash – ya que está pensado también para consolas. Un planteamiento en base a runs, muy rogue-like que también cambia la perspectiva del ARPG donde tendremos que ir avanzando eligiendo nuestro propio camino hasta enfrentarnos con el boss final, muy parecido a lo que hace Slay the Spire o Dead Cells.

No escribir demasiado sobre él ya que prefiero que leáis las primeras impresiones de nuestro compañero Alexrol que se enfrentó – y sufrió en sus propias carnes – la dureza de este videojuego que, en aquel momento, aún estaba en Early Access.

(Visited 228 times, 1 visits today)

Con un mando entre las manos desde el 92. Crecí con un dragón morado, un erizo azul y un fontanero que no se dedica a la fontanería. De mayor intenté comerme la tarta... pero era mentira. Retarme a un duelo de insultos puede ser una decisión mortal. Y por si fuera poco, dirijo una isla de monos... por lo que de mayor ¡quiero ser un gran pirata!.

Cerrar