Escrito por 10:55 Artículos, Primeras Impresiones

Sufrimiento en Curse of the Dead Gods | Primeras impresiones

Un buscador de tesoros, un templo, una maldición… ¿podremos salir del templo a salvo? ¿o moriremos infinidad de veces en Curse of the Dead Gods antes de conseguirlo?

Desarrollado por Passtech Games, nos llega una entrada más al mundo roguelike, que junta dos conceptos muy interesantes, como son la codicia y las maldiciones.


Todo es un desafío

El punto de partida de Curse of the dead gods es el confinamiento de nuestro protagonista en un templo perdido en medio de la nada. Ninguna información adicional, el juego te deja explorar todas las posibilidades que ofrece sin contarte nada, sufriendo sin parar. Ya desde el inicio te das cuenta que es un juego que no va a tener piedad con nada y vas a sufrir de lo lindo.

El juego se basa en runs, pero no siempre en el mismo nivel, el jugador debe decidir que senda seguir y que nivel de la senda jugar. En la actualidad existe la senda del Jaguar que consta de cuatro niveles, con diferentes desafíos y duración. Por lo tanto, no nos encontraremos con la misma estructura de runs, sino que cada nivel es una run, con un boss final; algo más semejantes a un sistema de misiones tradicional, pero basado en runs. Se hace muy ameno el poder elegir el nivel que jugar y que no siempre sea lo mismo como en otros roguelikes.

Más allá de la decisión inicial escogiendo el nivel, la estructura de la run es muy similar a Slay the Spire (juego que recomiendo) donde la run está dividida en sub-áreas y después de finalizar cada una se nos abren caminos para decidir hacia donde ir. Al principio no sabes muy bien que hacer ni tampoco entiendes nada, como por ejemplo ¿Por qué hay tantas áreas de oro? Tranquilos, el juego sigue dejando todos los enigmas por descubrir…


Pagar o sufrir

Durante nuestras partidas, nos iremos encontrando con infinidad de altares que nos permitirán comprar, tanto equipo, mejoras de nuestras estadísticas o reliquias (objetos especiales). En Curse of the Dead Gods no es como en otros rogue-likes que encuentras infinidad de equipo y habilidades, partiendo siempre de la base de que sufriremos en este juego, aquí debes comprarlo todo, ¿el problema? ¡Que el oro es muy escaso!

Menos mal que el juego nos permite pagar los objetos con algo más que oro, podemos pagarlo con puntos de maldición; por lo tanto hay muchos momentos en los que tendremos que valoramos más en una run, si más dificultad y mejor equipo o menor dificultad pero con el equipo base.


Maldiciones, más sufrimiento

La gran novedad que aporta Curse of the Dead Gods al género es la inclusión de un sistema de maldiciones, que hará que cada run sea totalmente diferente y su dificultad sea cambiante.

Los puntos de maldición van de 0 a 100, cuando llegan a 100 se resetean y el personaje obtiene una maldición. Para demostrar el nivel de sufrimiento al que el juego nos somete, un ejemplo de maldición es que los enemigos son invisibles, muy divertido cuando ocurre al inicio de la run y tenemos que pasarnos la run atacando a ciegas.

A los jugadores que les encantan juegos exigentes como Dark Souls o Nioh, les volverá locos; debido a que Curse of the Dead Gods juega con eso, nunca sabes que va a pasar y siempre se va a poner más exigente a medida que juegas, es una sensación única la de terminar una run en la que llevas cuatro maldiciones diferentes a la espalda y ya no sabes ni lo que está pasando.


Calaveras de cristal, esto me suena…

No existe el desbloqueo de armas como en otros juegos, sino que se basa en conseguir unos objetos especiales que nos permiten equiparnos con unas habilidades pasivas al inicio de cada run. ¡Calaveras de cristal como en Indiana Jones!

71711

La referencia me ha encantado y le da un toque interesante, pero claro… farmear calaveras no es tarea fácil, debido a que aparecen en contadas ocasiones y como sello indiscutible del juego, no podemos equiparnos con todas las pasivas que deseemos para ser más competentes dentro del templo, sino que tendremos que elegir una (al inicio) para enfrentarnos al templo.

Pocos roguelikes con tan bonitos como Curse of the Dead Gods, un estilo artístico cel-shading y oscuro que encaja perfectamente con el tono del juego. Los enemigos están perfectamente diseñados para hacerte odiarlos y temerlos, a destacar el diseño meticuloso de los enemigos finales, una gozada visual que sorprende.


Veremos como sigue Curse of the Dead Gods, debido a que está en Early Access, pero es un acierto hace run roguelike para la gente que le encanta los juegos exigentes. Quizá va a costar que la gente lo descubra debido a que, repito, es muy muy exigente; pero una vez empiezas a entender las mecánicas y hacerte con él, estamos hablando de un roguelike al nivel de los grandes como Dead Cells. No dudéis en probarlo porque os atrapará. ¡Nos vemos en el templo!

(Visited 32 times, 1 visits today)
Cerrar