Escrito por 18:48 Análisis, Artículos
• 6 minutos de lectura

Turrican Flashback Collection, un recopilatorio tan parco como necesario

Descubrir Turrican ha sido un verdadero placer. Me encandilan estas recopilaciones, probarlas a fondo y disfrutar de los títulos, opciones y extras que suelen traer.

Tras unas cuantas horas dedicadas a la que, así parecer ser, la primera recopilación de la mítica saga Turrican, tengo la misma sensación que las veces que realizaba trabajos (de cierta enjundia) para la universidad o que aún realizo para ciertas actividades académicas que ahora llaman de “posgrado”: me he documentado (leído, escuchado, etc.) más tiempo del que he dedicado a escribir el presente texto.

Hace ya unos meses, Adrián me comentó acerca de un recopilatorio retro y si, dado el caso, me interesaría en un futuro dedicarle unas palabras. Tras echar un vistazo a esos juegos denominados como “Turrican”, le comenté que tenían buena pinta y que estaba dispuesto a darles un tiento, si se me permite la expresión.

La franquicia Turrican me sonaba de algo, pero no sabía muy bien de qué. Sin embargo, cuando nos ofrecieron la clave y pude jugarlo en condiciones, comprendí que no tenía ni idea de los juegos a los que me enfrentaba. Aproveché para escuchar el Meripodcast dedicado a estos títulos, así como para leer la historia de Turrican en la revista Retro Gamer (versión inglesa). Con este bagaje exprés adquirido, pude hacerme una idea más cabal, y así intentaré exponerlo.

Los cuatro títulos ofrecidos se antojan escasos

Denominación de origen europea de inspiración japonesa

La saga Turrican es europea, lo que quizás explique por qué no ha ganado tanta fama ni ha trascendido como los productos que la inspiraron: Metroid y Contra (Probotector). A primera vista, uno puede prejuzgar que está ante un sucedáneo (por no decir clon) de Contra en su versión “europeizada”, esto es, bajo un aspecto robótico propio de Probotector. Con todo, no estamos ante un run and gun, sino ante una ventura lineal con diversos caminos (que al jugador más despistado puede recordarle a las aventuras de Samus Aran). Cierto es que podemos disparar y contamos con diversas armas que, pero somos incapaces de disparar en diagonal (relativamente) y hacia arriba, lo que repercute en el diseño general de las aventuras para con las mecánicas que tenemos a nuestra disposición.

También podemos convertirnos en bola un número limitado de veces (como si fueran vidas), lo que es un guiño muy descarado a la morfosfera. No quiero confundir al lector, haciéndole pensar que los Turrican son una suerte de mezcla sin mucha gracia. Pues la suma de las partes da lugar a una obra ecléctica con personalidad propia. El desarrollo de las fases, pese a ser aventurero, no deja de ser un avanzar hacia delante con un ritmo perfecto que comulga magistralmente con el diseño de los niveles, intrincados, con varias vías de acceso, etc. Habrá momentos más frenéticos con otros más reflexivos, en los que tendremos que combinar la acción directa con un buen uso de nuestra sesera para superar las plataformas y obstáculos, al tiempo que acabamos con los enemigos, los sub-jefes y los jefes finales.

Antes de terminar este repaso somero acerca de qué ofrece jugablemente Turrican, he de poner especial énfasis en la banda sonora original que poseen los cuatro títulos disponibles en esta recopilación. Por falta de conocimientos en esta materia, me veo incapaz de dar detalles especialmente técnicos; de cualquier modo, la música de estos juegos es sencillamente excelsa. Echadle “una oreja”, merece la pena.

No esperéis un título de acción al uso. Usad la cabeza

Lo necesario

Como amante de lo retro y siempre dispuesto a aumentar mi acervo sobre lo mismo, me ha alegrado el haber descubierto Turrican. Conforme me documentaba sobre esta franquicia, iba descubriendo la gran injusticia que suponía el hecho de que obras tan sumamente cuidadas hubiesen caído en el olvido salvo para los más cafeteros. Gracias a esta recopilación, se ha podido recuperar una saga olvidada, insisto.

Muchos análisis y monográficos sobre Turrican Flashback han explicado y expuesto de manera más que correcta, por no decir excelente, el origen y desarrollo de estos videojuegos en Amiga o consolas como Super Nintendo o Mega Drive, mas no he atisbado la siguiente reflexión: la preservación del legado de ciertas franquicias. Es en esta idea en la que quiero incidir para darle algo de valor añadido a este texto frente a los demás, no por querer hacer mejor o peor la cosas, sino por añadir variedad a tan buenas aportaciones previas.

Un debate planea sobre el medio del videojuego desde hace algún tiempo, el cual estriba en el hecho de la preservación del videojuego. Debemos ser sinceros: era (y es) posible disfrutar de los títulos de la franquicia Turrican mediante la emulación. Es fácil y accesible, pero ver este software recopilado de manera oficial es una gran alegría de cara a la preservación antes mencionada. No olvidemos tampoco que, por muy raquítica que sea esta recopilación (ahondaré en ello un poco después), los propietarios, poseedores y/o tenedores de la propiedad intelectual para con su explotación económica les permite afrontar la vía que crean más conveniente, y la emulación, hasta ahora, suponía una falta de proactividad que les impedía obtener un legítimo (y legal) rendimiento económico.

Dejando atrás lo anterior, he de confesar que estoy contento con esta recopilación por el valor de preservación que tiene; no obstante, todo ello queda opacado cuando tomamos conciencia de lo que podría haber sido y lo que realmente ha sido.

El desarrollo es lineal, pero ofrece varas vías dentro de cada nivel para llegar al final del mismo

Parco en contenido

Si bien la emulación es fidedigna y responde perfectamente a los controles, evitando el tan odioso y notorio input lag que poseen muchos recopilatorios descuidados, la cantidad de opciones de emulación y los extras incluidos en los cuatro títulos es muy, muy precaria, por no decir perezosa.

Para comenzar, el hecho de que tengamos 4 entregas de Turrican excluyendo al resto (incluidas revisiones y mejoras) y que se plantee lanzar un segundo recopilatorio que complemente a este primero denota una estrategia comercial óptima para la obtención de ingresos en varios tiempos que obtenerlos de una tacada. De cara a la estrategia, encontramos la siguiente contradicción: a) Turrican es una saga bastante olvidada o desconocida aun entre el público más enfocado en el mundillo retro; y b) dividiendo una recopilación poco demandada en dos volúmenes desincentiva al usuario para que adquiera estos cuatro juegos. Así, cuando el usuario se interesa por estos títulos no tarda en descubrir que hay más volúmenes para lanzarse en el futuro.

Obviando lo anterior y respetando (y comprendiendo) las estrategias comerciales, las opciones de filtros, la forma de llevar a cabo los guardados/cargas de estado o la información extra de los títulos es cuanto menos… espartana. No esperéis nada del otro mundo, ni shaders trabajados, ni nada por el estilo. Tampoco es conveniente albergar la esperanza, aunque sea en un futuro, de que se incluyan materiales relacionados con el desarrollo del videojuego, entrevistas, anuncios de la época, etc. El precio de esta recopilación da a entender que el usuario hallará contenido exclusivo o añadidos análogos, y nada de eso encontrará.

En términos netos, ponderando varios factores (precio, opciones de emulación, extras y demás contenidos), me queda a las claras que es una recopilación raquítica, que reúne la mínima calidad para recomendarla, por supuesto, pero cuya función y finalidad guarda más relación con el hecho de conseguir fáciles ganancias en tiempos de una nostalgia (impostada) desaforada entre los seguidores y amantes de los retro que realmente un deseo de devolver a la vida una saga que ya parecía sepultada. Me es indiferente; ganamos todos, pues es compatible obtener rendimientos económicos fáciles con la preservación de una pequeña (y humilde) historia del videojuego.

Conclusión

Descubrir Turrican ha sido un verdadero placer. Me encandilan estas recopilaciones, probarlas a fondo y disfrutar de los títulos, opciones y extras que suelen traer. Más allá de los títulos incluidos, Turrican Flashback no vale mucho la pena, salvo que se quiera apoyar esta franquicia o (como es mi caso) sirva para descubrir y experimentar por primera vez una saga muy cafetera.

Estos cuatro títulos merecen muchísimo la pena; si no queréis realizar una inversión temprana, la cual a mi juicio es bastante elevada para el contenido que ofrece, siempre podréis apoyarla más tarde mediante alguna oferta o descuento. Aunque he de advertiros: si bien los Turrican no son especialmente difíciles con respecto a otros videojuegos de la época, no esperéis títulos accesibles y para todos los públicos. Es más, el uso de trucos o guardado/carga de estados anula la posibilidad de conseguir trofeos/logros.

La odisea para traer de entre los muertos a la franquicia Turrican ha sido tan interesante como largamente esperada (para los pocos que la conocían y/o recordaban). Apoyándola con cabeza sería una muy hermosa forma de hacer llegar a los responsables de esta recopilación (y otras) que es necesario seguir preservando el videojuego. Aunque a veces se les vaya de las manos el precio.

(Visited 95 times, 2 visits today)

Un oso (jacoso) varado en una isla de monos.

Cerrar