menu Menú
El anime de Pokémon podría mejorar sus videojuegos
Por Javier Enrique Alonso Publicado en Destacado, Opinión en 30 abril 2019
Lo bueno y lo malo de DAYS GONE - ¿Merece tantas críticas? Anterior 5 juegos que puedes pasarte en una tarde Siguiente

Algunos meses atrás terminé de ver en Netflix la temporada XY de la serie de Pokémon. Como aquí venimos a por los videojuegos, me limitaré a comentar que esta temporada consigue consolidarse como un shonen sólido y bastante épico que recomiendo a todo fan de la franquicia que le eche un vistazo. Y si os convence, no dudéis en saltar de inmediato a la siguiente (la temporada XYZ) porque es incluso mejor.

Dicho lo cual, con la salida de Espada y Escudo cada vez más inminente, siempre es divertido ver cuáles son las posibles nuevas mecánicas con las que podríamos contar. Gracias al anime de Pokémon y ciertas concesiones que hace este respecto a los videojuegos, hay una gran cantidad de detalles que podrían aportar algo nuevo a la saga. Por ello, quería compartiros una pequeña selección de ideas, basadas en el anime, que me parecen un auténtico soplo de aire fresco para la longeva franquicia.

Aunque como tal tenemos esta mecánica desde la tercera generación voy a especificarla un poco más. El tiempo en el juego y en el mundo real pasan a la misma velocidad, con lo que dependiendo de la hora que juegues o lo largo que sea tu sesión de partida vas a notar más o menos esta diferencia. Para resumirlo más rápido, es exactamente igual a lo que sucede en Animal Crossing.

Pero tal y como vemos el anime, los personajes duermen al aire libre cuando les cae la noche fuera de la ciudad. O descansan en los centros Pokémon hasta que amanezca. Con esto tampoco quiero decir que de pronto la saga se convierta en los Sims o en un simulador de vida convencional, no me entendáis mal.

Ahora bien, considero que sería más interesante si hiciéramos que el reloj del juego tuviese un avance interno basado en la cantidad de tiempo que juegas. Vamos, lo que sucede por ejemplo en Stardew Valley. ¿No sería increíble notar el paso del tiempo cuando vamos atravesando una de las decenas de rutas del juego?

Además, se podrían agregar nuevos detalles como que ciertos locales cierren por la noche o que las rutas se hagan más peligrosas, haciendo que aparezcan Pokémon depredadores. Incluso podríamos utilizar un saco de dormir para que se haga de día, así la mecánica no se volvería incómoda. Esto podría dar pie a reforzar los lazos de amistad junto con a tus Pokémon o amigos al compartir estos momentos del viaje. Si es que cuanto más lo pienso, más lógico me parece.

Esto es algo curioso que sucede siempre en cada nueva temporada de Pokémon: Las conocidas como Medallas Desconocidas. Resulta que algunos personajes siempre poseen medallas que no pertenece a ninguna de las que aparecen en sus correspondientes videojuegos, que son las que siempre vemos recolectadas por nuestro protagonista.

A partir de esto se ha teorizado con la posibilidad de que en cada región existen más de los 8 gimnasios que conocemos. Esto llevaría consigo la opción de elegir por tu cuenta a los que te quieres enfrentar y en el orden de estos, manteniendo como objetivo reunir 8 medallas mínimo. Con lo cual, dependiendo del jugador, cada colección de medallas sería única y personal dependiendo de las decisiones que tome en su aventura.

Asumo de todas formas que implementarlo en el juego sería complicado debido al balance de niveles, las rutas, la exploración y demás. Pero tan solo dando la opción de elegir entre un gimnasio u otro en algún momento de la aventura o permitiendo saltarse uno por completo, provocaría que la historia fuese mucho más personal, reforzando esa sensación de viaje.

Ash y sus amigos siempre tienen formas muy peculiares de entrenarse de cara a los enfrentamientos. Desde trepar por árboles hasta practicar un movimiento repetidas veces o incluso ensayando una nueva y curiosa táctica para el combate. Esto lo que hace es que el entrenamiento de tus Pokémon se sienta auténtico y directo.

Entrenar Pokémon en los videojuegos se basa en una suerte de sistemas para subir puntos derrotando a otras criaturas. O peor, atiborrándolos de vitaminas. Se que también está el superentrenamiento introducido en la sexta, pero me parece una forma muy artificial de representar el trabajo en equipo y el entrenamiento. No es más que un simple minijuego. Y ni menciono los caramelos de Let’s Go porque me parece muy chapucero.

Aunque sé que habría que equilibrarlo para que no sea tan sencillos obtener estadísticas perfectas, me encantaría que hubiese alguna posibilidad de mejorar de forma más orgánica algunos aspectos de tu Pokémon. De esta forma se eliminaría esa sensación tan fría que es farmear y aumentaría el sentimiento de cooperación y compañerismo con tu equipo.

La estructura de un capítulo de relleno de la serie de Pokémon se repite de forma casi calcada a lo largo y ancha de esta. Nuestros protagonistas llegan a una nueva ciudad donde conocen a un nuevo personaje secundario. Allí se nos presenta un conflicto donde está involucrado un Pokémon nuevo que mostrar a los espectadores. En la duración del capítulo este conflicto se ve resuelto junto con un Team Rocket saliendo por los aires. Y fin. Y vuelta a empezar al día siguiente.

Es cierto que esto resulta aburrido a la larga, pero algunos de estos nuevos personajes tienen una pequeña historia que, aunque no va demasiado lejos ni reinventan nada, sí que le aportan un pequeño toque de carisma a la aventura. Y es que siento que en los juegos me faltan personajes. Siempre estamos con el profesor, el rival, los villanos, el grupo de amigos… Al final acaba por volverse muy monótono y estructural.

La séptima ya dio un pequeño paso en esto haciendo que cada capitán fuese un personaje muy diferenciado y que tuviese un pequeño impacto en la zona nueva que ibas a explorar. No utilizaban tanto los modelos genéricos para presentar conflictos de la historia como en otras generaciones. Creo que de esta forma podríamos hacer que la aventura se sintiera algo más rica y diversa, aunque sea a través de pequeñas interacciones o misiones secundarias sencillas.

Vamos a hacer un pequeño ejercicio de imaginación: Cuando llegáis a la liga Pokémon, en lugar de enfrentaros al alto mando y a continuación el campeón, en su lugar, tienes a 16 entrenadores como tú que han conseguido reunir las 8 medallas.

En este torneo, tendrías que ir avanzando, al igual que en el anime, de rondas en combates uno contra uno. Topándote quizá con personajes que has visto a lo largo de tu aventura. Quizá esté tu rival. O aquel entrenador de una ruta inicial. Pero tendrás que ganar a todos y cada uno de ellos de forma consecutiva para poder disputar la final contra otro personaje que también ha vencido a todos sus contrincantes. Nunca sabes quien será. Pero esa persona se convertirá en el último desafío a vencer si quieres hacerte con el título del entrenador más fuerte de la región.

Pero durante tu ascenso a la gloria deberás cortar los sueños de muchos entrenadores. Derrotarlos implica el fin de su camino y la continuación del tuyo. Tu has sido ese muro que les ha frenado. Que deberán hacerse más fuertes e intentarlo una vez más. Este cambio convertiría la liga en un escenario mucho más emocional y personal. En una escala por la cima. No en una suerte de pasillo con 5 enfrentamientos y una bandera del meta al otro lado.

En la mayoría de las ocasiones, Ash consigue alzarse con la victoria en los combates de gimnasio al segundo intento. Y es que normalmente, tras la derrota, se focaliza en la estrategia que ha utilizado el líder y trata de entrenar sus puntos flacos para salir con un contraataque ganador. En los juegos cuando pierdes vuelves atrás en el tiempo, apareces en un centro Pokémon y toda la historia continúa como si no hubiese sucedido nada.

Con algo tan simple como hacer que el juego tenga en cuenta que has perdido el enfrentamiento cambiaría de manera exponencial la dinámica de la historia. Y es que algo tan anodino como perder contra tu rival haría que éste estuviese mucho más motivado y quizá a la próxima se confíe.

Los combates de gimnasio tendrían un cariz algo distinto. Un cambio tan anodino como alterar el orden de sus Pokémon con cada intento o modificar de forma sutil los diálogos haría que todo fuese mucho más inmersivo a nivel narrativo y mecánico.

Como podéis deducir, todas las mecánicas van entorno al «realismo» del mundo Pokémon y a que este sea algo más orgánico. Un universo por un parte muy rico y que ha dado pie a fanfics increíbles o el propio anime, que respiran un aire distinto. Siento que en los juegos todo esto está más difuminado, pero con un vistazo a su serie y ampliando el concepto de viaje, lograríamos un pequeño empujón de carisma. Veremos cómo maneja Gamefreak la espada y el escudo para enfrentar el desafío de darle un enfoque nuevo a la franquicia.

Ingeniero informático en proceso y juntaletras frustrado. Estoy en la tripulación para narrar mis desventuras como jugador y divagar sobre esta preciosa industria. Sí, me gusta FFXIII y ME: Andromeda. No me escondo.

anime pokémon gamefreak opinión pokémon pokemon pokémon escudo pokémon espada pokémon XY serie juegos pokémon videojuegos pokémon


Anterior Siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cancelar Publicar el comentario

keyboard_arrow_up